Internacional, Portada

Entidades que integran Cámara Latinoamericana del Litio prevén lanzar índice para 2023

diariodominicano.com

   BUENOS AIRES, 11 nov (Xinhua) -- Tras más de cinco meses desde su lanzamiento en la capital argentina, las entidades que integran la Cámara Latinoamericana del Litio (Calbamerica) continúan sumando esfuerzos en la región para conformar un precio de este mineral en el mercado y anunciar un índice de litio a partir del 2023.
   El presidente de Calbamerica, Pablo Rutigliano, explicó a Xinhua que la iniciativa la llevan a cabo algunas cámaras y entidades mineras de Argentina y Chile, países que integran el famoso "Triángulo del Litio" junto a Bolivia, así como de México y Perú.
   El propósito de estas entidades es lograr la definición de un valor de mercado para el litio, mineral al que aseguran debe comenzar a considerarse un "commodity" (materia prima).
   "Esta Cámara brega por un índice de litio, ese índice aglutina precios a nivel regional con proyección internacional, lo importante de esta Cámara en función al desarrollo de los precios es ver cómo impactan y cómo generan valor agregado en las economías", explicó Rutigliano.
   Calbamerica fue lanzada a mediados de mayo pasado con representantes de Argentina, Chile y Perú, y busca expandirse a Bolivia y México.
   La iniciativa aún no cuenta con la participación del Gobierno argentino ni de las provincias productoras de litio.
   Para Rutigliano, todo el concepto de "sustentabilidad" que está actualmente en boga tendrá una relación directa con la definición del precio del "metal más liviano", por lo que se hace necesario apostar por un "equilibrio" del valor del litio vinculado a una "gran demanda que coincide con la actual transición energética".
   "Formar precios, desarrollar índices y formar contratos visibles a través de un mercado de metales nos genera una amplia capacidad no sólo económica sino también social que, básicamente, nos pueda ayudar generando también la transformación de materias primas, generando valor agregado respecto a lo que es la fabricación de baterías y de vehículos eléctricos", enfatizó Rutigliano.
   "Estamos esperando determinadas condiciones de los países que participan de la iniciativa del índice para que pueda ser lanzado a través de un mercado de metales que está constituido en Argentina y que está desarrollando sinergias con diferentes entidades financieras y entidades de regulación, todo lo cual va a permitir llevar adelante la publicación del índice con certificación y con normativas de calidad, para el 2023", remarcó.
   Pero además de la tipificación del litio como "commodity", la fijación de precios y la visibilidad de los contratos, la Calbamerica aboga por la promoción del financiamiento a las pequeñas y medianas empresas (pymes) que forman parte de la industria del litio.
   "Las pymes mineras requieren de financiamiento y de valores no sólo de cálculos reservorios o activos mineros; hoy también cabe la pregunta de cómo vamos a contribuir para poder mejorar la oferta, considerando el tiempo que tarda la actividad de procesamiento de litio y la cual requiere un alto grado de inversión", dijo Pablo Rutigliano.
   "También estamos trabajando para que las empresas que desarrollan inversiones en Latinoamérica tengan otro tipo de alternativa o de posibilidades para mejorar también sus fortalezas en las cuestiones fiscales, impositivas y legales en función de lograr una rápida solución de problemas domésticos que a veces se generan y se crean en estos lugares", añadió.
   Una de las formas en que Calbamerica busca determinar un precio del litio es a través de contratos transparentes relacionados con proyectos de litio. Rutigliano comentó a esta agencia que un contrato de compraventa celebrado a través de un mercado, da visibilidad en valores presentes y futuros, además de normas claras para proteger las inversiones.
   Respecto a los precios actuales del litio, cercanos a los 70.000 dólares por tonelada, el presidente de la Calbamerica vaticinó una eventual baja de estos valores en los próximos dos años en la medida que crezca la oferta de los productos asociados a este mineral.
   "El actual precio es una consecuencia de que la demanda sigue siendo pujante, feroz. De acá a un año y medio o dos años, en 2023, tenemos una proyección de que ese precio caiga básicamente porque van a comenzar a aparecer proyectos nuevos que van a desarrollar una feroz oferta y eso va a generar que la demanda esté tratando de ser abastecida y los precios se vayan a ir acomodando a valores muy por debajo de lo que hoy existe", indicó.
   "Pero dando esas proyecciones tenemos que establecer cuáles son los precios básicos que equilibran a una economía para que se pueda desarrollar", añadió el titular de la Calbamerica.