Internacional, Portada

“Varreux: Tras operativo de la PNH, el jefe del G9 anuncia el fin del asedio a la terminal”

Por: Juan Manuel Garcia

“Varreux: Tras operativo de la PNH, el jefe del G9 anuncia el fin del asedio a la terminal”. Con ese título noticioso, “lenouvelliste”, si no el principal, uno de los principales periódicos de Puerto Príncepe, le mantiene la estatura al liderazgo del “jefe del G9”.

El Consejo de Seguridad de la ONU ya hizo lo mismo con ese peligrosísimo pandillero urbano haitiano, quien fue capaz de mantener paralizado el negocio de los combustibles en todo Haití, durante un mes, y no por primera vez. Ya lo había hecho una primera vez entre noviembre del 2021 y principio de 2022.

Desde la ONU emanó una sentencia contra Jimmy Chérizier, el tal Barbecue. O por lo menos se difundió así, aunque Barbecue fue quien menos caso le puso al asunto. Se mantuvo incólume con el control de los almacenes y el manejo de la terminal portuaria de combustibles Varreux, portando apenas una ametralladora, por demás, “embargada por la ONU”, sin provocar una sola muerte bajo su dominio pandilleril.

Embargo de armas, congelación de activos y la prohibición de viajar le calzó la ONU como sentencia, en los talones a Barbecue, ese ejército de burócratas a sueldos de lujo que constituye el tal Consejo de Seguridad de la ONU. Son los representantes de la diplomacia dedicada a cuidar la seguridad de la ONU, compuesta por delegados de 15 naciones, incluidas las más poderosas y peligrosas del mundo.

En un texto del 21 de octubre, imponiendo un régimen de sanciones a lo interno de Haití, contenido en 28 articulados, la ONU no supo precisar en ninguno de ellos a Jimmy Cheriezer, sino que coloca su nombre en una especie de borrón, a manera de anexo, en el mismo texto oficial. Una segunda resolución para mandar militares a Haití, todavía está bailando de mano en manos entre los burócratas mundiales de la ONU.

La terminal Varreux está ubicada dentro del puerto Port Au Prince en Haití. Maneja allí, todo tipo de carga desde 1991 y como terminal petrolera recibe barcos que transportan combustible que la misma almacena en sus tanques que alquila a otros comerciantes. Ella misma no pide producto se petróleo. Ese servicio es manejado por “West Indies Energy Co. SA” (WINECO), que no tiene camiones cisternas, no tiene gasolineras, ni distribuye ni vende combustibles.

En estas aclaraciones de Wineco, parece estar la clave del secuestro de la planta por Barbecue. Sus secuestros y ocupaciones al frente del grupo subversivo G-9, a quienes perjudican directamente es a los oligarcas que manejan a sus anchas en Haití, el negocio de la energía y de los combustibles, y cualquier tipo de negocios, conectados con sus aliados en República Dominicana.

Hacía tres días que la temible Policía Nacional de Haití (PNH), literalmente temible como nunca, ahora, en posesión de vehículos blindados y armas superiores, (comparado con la simple ametralladora o rifle) de la G-9, depositadas en Haití por Canadá y Estados Unidos, había anunciado que tomó el control de la terminal Varreux. Y que, con sólo un herido de bala como única baja, volvió la calma policial al sitio.

No está demás recordar que los desórdenes que se quiere decir, ahora, que son inusitados, los desataron los consumidores haitianos de barrios y ciudades, cuando todos los precios se hicieron más insoportables, tras el gobierno de Ariel Henry, en connivencia con el Fondo Monetario Internacional, decretó aumentos en los combustibles que la planta Varreux  se adelantó a advertir que tales aumentos llegaron en un momento de disputas en Port-au-Prince y en provincias contra el ajuste realizado por el gobierno de Ariel Henry. El galón de gasolina pasó de 250 a 570 gourdes, el diesel de 353 a 670 gourdes y el queroseno de 352 gourdes a 670 gourdes.

Aunque todo está en paz en la terminal Varreux, por el momento, no se sabe cuándo se reanudarán las actividades para permitir el abastecimiento de las gasolineras, porque los dueños de ese negocio guardan silencio, al igual que el gobierno de facto Henry.

Es parte de la prensa más seria e independiente  haitiana la que está afirmando con caracteres y principalía grandes que el jefe del G9 anuncia el fin del asedio a la terminal”.

El líder de la pandilla G-9, desde el domingo 6 de noviembre, el fin del cerco a la infraestructura de la terminal.

Barbecue desmintió que el desbloqueo de la terminal fue el resultado de negociaciones. “No hemos negociado con el gobierno para desbloquear la terminal. No le hemos dado a nadie un mandato para negociar en nuestro nombre. Tomamos esta decisión entre nosotros, miembros del G9 (la coalición de pandillas)”, dijo. El desmentido fue por versiones difundida por la televisora norteamericana CNN.

El expolicía habló en un breve video publicado en las redes sociales. “Estamos pidiendo a todos los conductores de camiones y a todos los involucrados que se aseguren de que el combustible salga de la terminal y se dirija a las estaciones. Los conductores y empleados de la terminal pueden ingresar al área sin temor”.

Barbecue, consecuente con el estilo de pronunciamientos de moda entre los líderes en Haití, también utiliza el mismo recurso comunicacional del Encargado de Negocios y de la embajada de Estados Unidos, en ese país, para pedir a los interesados ​​que limpien nuestros barrios”. Eric Stromayer, ante una larga ausencia de un embajador acreditado, difundió un mensaje grabado insistiendo en que la situación es muy grave en Haití.

Ya se dijo, Jimmy Cheriezer, la figura guerrerista urbana de Puerto Príncipe, Haití, ha logrado el mayor relieve que político o jefe de grupo haya podido pretender en cualquier parte del mundo, gracias a la ONU, Estados Unidos, Canadá y Francia. Tal vez, porque en la ONU no se acepta para traducir, el creóle, lengua que hablan los haitianos. En la ONU, los haitianos tienen que hacerse entender en inglés o en francés. Una seria dificultad para los protectores de Haití, que no encuentran la fórmula para hacerse representar por un ejército en armas, como desesperado ha pedido el curandero Ariel Henry. Y es que parece que hoy, “esa es una papa muy caliente”.

El negocio de los combustibles de Haití tiene fuertes nexos con la estructura empresarial de República Dominicana, a juzgar por informaciones difundidas producto de investigaciones de la Universidad Católica Madre y Maestra (Pucamayma).

Son los mismos empresarios ricos haitianos que “obligaron” a Ariel Henry a importar de manera oficial combustible de la República Dominicana, para la zona franca de Caracol, en medio de la crisis. Por sus nombres: Gilbert Bigio, Charles Baker, Reginald Boulos, Sherif Abdallah, Fritz Mevs, Reynold Deeb, Gregory Brandt, Andy Apaid, Carl Braun, Marc-Antoine, Richard Coles y Franck Helmcke

El haitiano, de origen inmigrante Bigio, tendría la extensión de su dominio financiero en la Texaco en Dominicana. Además, en cinco países del Caribe en más 400 estaciones de servicio de las marcas Shell, Chevron y Texaco, ocho aeropuertos y cinco terminales de importación de combustibles, incluyendo el Negocio de Aviación en Punta Cana, Santiago y Samaná en el República Dominicana. República. Controla el negocio de la construcción a través de Southern Steel, en Haití, muy relacionado con capitalistas dominicanos. posee un importante capital en HUHSA, empresa dedicada a la fabricación de aceites, detergentes en polvo, margarinas, productos de envasado y otros. Tiene tres fuentes clave de información y se dice que ha realizado otros tratos comerciales con los Bonetti y los Merv, para operaciones en el puerto de Port-au-Prince. Además, se habló de posibles negocios en el puerto de Cabo Haitiano, a través del empresario Rolando González Bunster y los Vicini.

Las gasolineras Total, Shell, Nativa, Sunix, Sigma, Ecopetroleo, Petronan y Nex forman parte de inversiones mixtas con empresarios haitianos, reveló el presidente de la Asociación Nacional de Comerciantes de Gasolinas (Anadegas), Juan Matos, de la República Domincana.

El medio rezonodwes.com ha estado difundiendo estas informaciones en su sitio web, tomando datos de la nota difundida por Listín Diario, el 29 de noviembre del 2022. Y ha afirmado que, En noviembre de 2012, GB Group, a través de su subsidiaria Gulfstream Petroleum, anunció el proceso de comercialización y distribución de combustibles y aerolíneas que posee Chevron Caribbean en República Dominicana, Jamaica y St. Maarten, según informó un medio local de esa fecha. Asigna a Martí PG, Grupo Bermúdez M. y La Universal de Seguros para formar la parte estratégica del negocio en el mercado dominicano de GB Group y que es uno de los principales grupos industriales privados del Caribe con oficinas en Haití, República Dominicana y Sur de la Florida.

En cuanto a los bienes comerciales entre Haití y República Dominicana, el comercio alcanzó los US$6.899,2 millones de 2015 a 2021 y los primeros siete meses de 2022. De estos, el 97,6% fueron bienes exportados por este país y el 2,4% restante corresponde.

Los principales productos son telas de algodón, camisetas y camisas de malla, cemento portland, aceite de soya, harina de trigo, barras de hierro o acero, vajillas y otros artículos de cocina; chapas, láminas, barras de hierro, tejidos de algodón, damajuanas, productos de panadería, cartón o cartón ondulado.