Internacional, Portada

La cosificación


Manuel Matos Moquete

En nuestra sociedad, desde hace un buen tiempo, asistimos a la mecanización y cosificación de la vida, el pensamiento y la emociones. Se potencia en los seres humanos la dimensión utilitaria y funcional. Y, hoy valoramos y nos valoramos en función de lo que poseemos. Nos vemos, nos percibimos, a través de las cosas que poseemos hasta el punto de que nos confundimos con esas cosas y nos consideramos cosas. Yo soy mi cuenta bancaria, mi profesión, mi cargo,mi casa y mi carro;sin eso no soy nada ni nadie.No amamos ni odiamos a las personas per se, como personas, sino por lo que valemos en este tipo de sociedad: dinero, saberes y poderes.


La tendencia fue advertida por José Martí (Nuestra América), José Enrique Rodó (Ariel), Pedro Henríquez Ureña (La utopía de América) y otros pensadores hispanoamericanos: la cosificación se impuso en nuestra cultura. Veían la creciente influencia de la cultura norteamericana, orientada por el materialismo y el utilitarismo. Buscaban preservar una cultura propia en nuestra América, en la que predominaran los valores del espíritu y la emoción. Pero, ese ideal fracasó