QUITO, 11 jun (Xinhua) -- El fiscal general de Ecuador, Paúl Pérez, solicitó a la justicia la vinculación del ex presidente ecuatoriano, Rafael Correa, en una investigación sobre el supuesto intento de secuestro del político Fernando Balda, ocurrido en agosto de 2012, informó hoy lunes la prensa local.

Pérez envió un escrito a la Corte Nacional de Justicia para que se señale día y hora para la audiencia de vinculación de Correa, debido a que "han aparecido datos de los que se presume la participación" del ex mandatario.

El presunto intento de secuestro de Balda, ex legislador por el opositor Partido Sociedad Patriótica y activista político, se produjo en Bogotá, Colombia, donde se refugió por considerarse perseguido político de Correa.

Balda alega que cuando estuvo en la capital colombiana cinco personas lo subieron a la fuerza a un automóvil, pero la policía colombiana interceptó el vehículo y frustró el secuestro.

El político fue expulsado de Colombia el 10 de octubre de 2012 a solicitud de Ecuador, ya que estaba condenado a dos años de cárcel por supuestas injurias contra el gobierno de Correa, quien gobernó el país de 2007 a 2017.

Además, existía una orden de prisión preventiva contra Balda por atentar contra la seguridad interna del Estado.

El ex legislador denunció en 2012 el supuesto intento de secuestro. En enero pasado se reactivó el caso.

Hasta ahora, cinco personas han sido vinculadas en las investigaciones, entre ellas tres agentes de inteligencia, que se encuentran en prisión preventiva, además del ex secretario de Inteligencia, Pablo Romero, y el ex comandante general de la Policía, Fausto Tamayo.

La Fiscalía ha llamado a declarar a unas 22 personas y ha solicitado 29 nuevas diligencias dentro de la investigación.

El pasado 24 de mayo, Correa rechazó cualquier implicación en el caso tras declarar mediante videoconferencia ante la Fiscalía en el consulado de Ecuador en Bruselas, Bélgica, donde reside.

"No tengo la menor idea, ni siquiera conozco a los policías", dijo entonces el ex mandatario, quien denunció un intento de hacer pasar el caso como un "delito de lesa humanidad".

El fiscal general de Ecuador, Paúl Pérez, dijo el pasado 31 de mayo que el caso de Balda puede configurar un "crimen de Estado", ya que se pudieron utilizar fondos y funcionarios públicos.

El pasado 4 de junio, el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, anunció su decisión de desclasificar "absolutamente toda la información" con respecto al supuesto secuestro de Balda.

La Fiscalía cerrará el próximo 18 de junio la instrucción fiscal del caso. Fin