Ginebra, 12 jun (PL) Unos 73 millones de niños desempeñan trabajos peligrosos, casi la mitad de los 152 millones de infantes entre cinco y 17 años que laboran en el orbe, denunció hoy el director general de la OIT, Guy Ryder.

En el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, Ryder afirmó que para la Organización Internacional del Trabajo (OIT) eliminar este flagelo es una prioridad en la lucha por un empleo seguro y saludable a los jóvenes en edad legal para inciarse en ese mercado.

Las mayores prácticas infantiles peligrosas se desarrollan en minas, campos, fábricas y hogares, lugares se expone a los infantes a sustancias tóxicas, cargas pesadas, o a soportar largas jornadas.

En consecuencia muchos padecerán afecciones físicas y psicológicas que perdurarán de por vida.

'Los niños son más vulnerables al riesgo que los adultos. Hay que tomar medidas urgentes para que ningún menor de 18 años tenga que desempeñar un trabajo peligroso', enfatizó Ryder.

Entre 2012 y 2016, dijo, apenas disminuyó el número de niños trabajadores entre cinco y 11 años, y significó que al contrario aumentó el trabajo peligroso entre los menores más jóvenes y vulnerables.

El titular recordó que en los Convenios sobre la edad mínima de 1973, y sobre las peores formas de trabajo infantil de 1999, insta a los gobiernos, -en consulta con los interlocutores sociales-, a establecer listados nacionales de trabajos peligrosos prohibidos para los niños y a que garanticen su aplicación y cumplimiento efectivo.

La ratificación de estos acuerdos por la mayoría de los Estados Miembros de la OIT, supone un acuerdo casi universal, un reflejo de la firme voluntad de acabar con el trabajo infantil en todas sus formas, señaló y conminó a reforzar la acción en este sentido.

Destacó que el informe del organismo mundial intitulado Hacia la eliminación urgente del trabajo infantil peligroso, pone de manifiesto que riesgos profesionales, como la exposición al estrés psicológico y a los productos químicos más frecuentemente utilizados, resultan aún más perjudiciales para los niños que lo estimado.

Ryder remarcó que para cumplir con lo acordado en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de poner fin al trabajo infantil en todas sus formas para 2025 será necesario impedir que los niños accedan al mercado de trabajo.