El presidente de la Unión Demócrata Cristiana ?UDC-, Luis Acosta Moreta, Luis "El Gallo", pidió hoy a las Naciones Unidas que suspendan en la zona fronteriza el proyecto de lanzar desde aviones alimentos a los haitianos para mitigar la hambruna en ese país.

Agregó que involucrar a la frontera dominicana en ese programa nos traerá una mayor crisis migratoria, y una violencia generada por miles de hambrientos tratando de alcanzar los centros de acopio, o las fundas de alimentos.

Dijo que es inaceptable que la ayuda dada a conocer por el jefe de la Misión de Alto Nivel de la ONU, sub-secretario Miroslav Jenca, sea utilizar aviones para lanzar paquetes de alimentos, en el área de la frontera dominico-haitiana.

Afirmó que un proyecto de este tipo ocasionaría un caos y la llegada de miles de inmigrantes a la zona dominicana, que pondría en peligro la seguridad nacional.

Propuso a las Naciones Unidas que transporten los alimentos por mar, y luego los repartan lejos de la zona fronteriza, bajo estrictas medidas de seguridad, y dijo estar listo para colaborar y asesorar al organismo en lo que se refiere a operativos de asistencia social.

Luis "El Gallo" afirmó que su equipo tiene una amplia experiencia cuando le tocó llevar toneladas de alimentos, medicinas y equipos a Haití cuando fue devastado por el temblor de tierra del 10 de enero del 2010.

En esa ocasión nos tocó llevar la ayuda humanitaria y no ocurrió un solo incidente y a todos los necesitados les llegó la asistencia. En la Republica Dominicana somos los que más experiencia tenemos en llevar ayuda humanitaria a Haití, sin que ocurran hechos de violencia o desordenes.

Además vio como contraproducente que luego de desmantelar la misión de los Cascos Azules, la única fuerza armada que protegía el orden en Haití, la ONU se proponga el reparto de alimentos, que puede provocar acciones de violencia entre la masa hambrienta.

La inspección a todo lo largo de la frontera que realizó la Misión de Alto Nivel de la ONU indica que el país sería el centro de acopio para llevar los alimentos a Haití, lo cual nos lleva a un grave problema de migración incontrolable, lo cual es inaceptable.

Los organismos internacionales tienen que resolver el problema de Haití por sus propios medios, y no involucrar a la República Dominicana en una crisis de migración, cuando ya nos han echado sobre los hombros a cientos de miles de refugiados que ahogan nuestra economía y los programas sanitarios.