20 de octubre del 2019

Diariodominicano.com

Santo Domingo, RD, 20 de octubre de 2019.- El doctor Leonel Fernández dijo la noche del domingo que las fuerzas gubernamentales ni vencieron ni convencieron en las elecciones primarias del 6 de octubre; y para intentar imponerse, sus miles de millones de pesos invertidos resultaron insuficientes, pues tuvieron que recurrir, en adición, a la realización de un fraude electoral.

"Ese fraude estuvo programado para entrar en funcionamiento desde las primeras informaciones transmitidas sobre resultados de los cómputos, pero se aceleró e intensificó cuando con el 90 por ciento de las mesas computadas, la tendencia nos proyectaba como ganador", afirmó en el discurso que dirigió al país el domingo.

Dijo que esas elecciones constituyen una mancha y una vergüenza en la historia del PLD. Afirmó se emplearon todas las maniobras malígnas concebibles hasta llegar a convertirlas en lo que realmente son: el primer matadero electoral automatizado del siglo XXI.

"A pesar de haberse hecho uso, en forma grosera, de miles de millones de pesos, de alzarse con todo el peso institucional del Estado, de contar con el involucramiento activo de ministros, gobernadores, directores departamentales, alcaldes y militares, la Fuerza del Pueblo salió triunfante".

Sostuvo la Fuerza del Pueblo venció al Estado pues demostró que a pesar de todas las adversidades y vicisitudes, es hoy, por sí misma, una fuerza política respetable, con peso específico en la República Dominicana.

"Las fuerzas gubernamentales ni vencieron ni convencieron; y para intentar imponerse, sus miles de millones de pesos invertidos resultaron insuficientes, pues tuvieron que recurrir, en adición, a la realización de un fraude electoral".

Leonel Fernández dijo que "Ese fraude estuvo programado para entrar en funcionamiento desde las primeras informaciones transmitidas sobre resultados de los cómputos, pero se aceleró e intensificó cuando con el 90 por ciento de las mesas computadas, la tendencia nos proyectaba como ganador.

Fue ahí, precisamente, cuando a partir de las 6:30 p.m. sólo faltando por computar el 10 por ciento de las mesas o 200 mil votos, sobre el millón 600 mil que ya se habían computado, que se produjo el fenómeno que ha dejado a destacados especialistas de la ciencia de la data y de las estadísticas en estado de desconcierto y de perplejidad. Nunca habían visto un hecho semejante.

Indicó que los especialistas aseguran que lo que se produjo fue por una de dos razones: por milagro o por fraude. "Sostienen que lo acontecido en esa recta final de los cómputos fue algo inusual, que no parece responder a una causa natural".

Llamó la atención que esto último está dicho en lenguaje muy diplomático. En realidad, lo que se ha querido hacer significar es que lo ocurrido está más allá de la capacidad humana.

Sostuvo que "Ni con el fraude que habían montado nos ganaban. A las 6:30 p.m. entraron en pánico. Pisaron el acelerador y dejaron la huella del crimen.

"Manteniendo mesas abiertas hasta la 1:45 de la mañana del día siguiente a las votaciones, lograron que en las distantes provincias del Sur votara el 70 por ciento de los electores, cuando el promedio nacional sólo alcanzó el 25 por ciento.

Por eso solicita a la JCE auditoría forense integral

El doctor Leonel Fernánde insistió en que se cometió un crimen contra el pueblo y la democracia.

"Ahora hemos solicitado que se haga una auditoria forense integral. Esa auditoría equivale a una especie de autopsia sobre el cadáver del fraude electoral automatizado. Exigimos que esa autopsia sea de verdad, siguiendo los estándares internacionales establecidos. Que los médicos patólogos a intervenir en ese examen lo hagan en presencia de nuestros equipos técnicos y de nuestros asesores".

Consideró que la Junta Central Electoral no debe temer la realización de una auditoría forense conforme a los requisitos que ha solicitado. "Nadie la ha acusado de haber causado ese fraude. Todo el mundo sabe que sus integrantes son personas íntegras y de respeto".

Afirmó que los causantes son otros. "Por tanto, la Junta Central Electoral no pierde nada; y sí ganaría mucho, en autoridad y prestigio, si deja que los hechos fluyan y permite que los médicos de patología informática hagan la disección al cadáver del fraude".

Al hacerla, deberán cortar los tejidos y órganos en descomposición de todo el cuerpo, cabeza, tronco y extremidades; exhibir sus vísceras purulentas; y establecer con precisión, en el acta de defunción, cuáles fueron las causas reales que provocaron la muerte, por fraude, del primer experimento fallido de voto automatizado en la República Dominicana.

Advirtió que negarle al pueblo dominicano ese derecho, sería arrojar mayores sombras sobre un proceso, ya de por sí enteramente desacreditado y deslegitimado.