SANTO DOMINGO, RD, 10 de octubre de 2018.- El ex director de Migración José Ricardo Taveras cree que aunque las relaciones con China son positivas, resultan impertinentes por el momento en que ocurren.

A su juicio, en un contexto de guerra comercial,-guerra caliente-entre Estados Unidos y el gigante asiático es que República Dominicana inicia sus relaciones con China.

Recordó que Estados Unidos en la guerra fría, durante el gobierno de Richard Nixon, comenzó una labor de distensión con sus relaciones con China, sobre todo en lo comercial.

Recalca que las relaciones con China se concretizan en un escenario mundial caracterizado por un ambiente de guerra comercial Estados Unidos y China, así como la agenda de Corea del Norte, donde China está consciente de que Estados Unidos no va a permitir la nuclearización de la península norte, por la exposición al riesgo en Asia.

Corea del Sur, Taiwán y Japón, tienen el potencial de iniciar sus programas nucleares, si lo decidieran, lo cual sería, "prenderle fuego al Océano Pacífico", una situación que China, tampoco va a tolerar.

De manera que la posible negociación sería que China acepte la desnuclearización de Corea del Norte, para que Estados Unidos, no apoye que sus aliados en la zona inicien programas nucleares, que no conviene a China.

Por otro lado, al presidente Medina le han vendido la conveniencia de que el país, jugando a una posición de principalía en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Pero todo se circunscribe en la lucha entre el presidente Danilo Medina y Leonel Fernández, que tiene un reconocimiento

internacional, consideró.

Dijo que China que es uno de los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, admitió la presencia de República Dominicana a condición de un agenda con respecto a Haití.

Estimó que en un ambiente de guerra, la República Dominicana busca poca cosa exponiéndose a través de su participación en esa agenda, por lo que el presidente Medina, indicó ha sido mal asesorado.

Expuso que el canciller chino a dicho que República Dominicana es un aliado de primer nivel, y por otro lado, aunque la agenda sigue en secreto, se dice, que se le entregará el puerto de Manzanillo a China para modernizarlo y operarlo, lo cual, al ser un puerto estratégico, de gran calado, al doblar del patio de Estados Unidos, si eso es verdad "este gobierno no sabe en lo que se estaría metiendo", ni ha razonado en el contexto mundial que estaría operando sus decisiones con respecto a los intereses chinos.

Ocurre además en un escenario en que Venezuela, "está implosionando", y se está entregando totalmente en manos de los chinos. Tienen el 25% del control de las acciones de PDVSA, y según dijo el expresidente de Ecuador Rafael Correa, los chinos no son acreedores generosos, sino que según Correa, hacen más presión en el cobro, que el Fondo Monetario

Internacional (FMI).

China, dijo, está presionando a Venezuela, "porque no está pagando". Lo previsible es que China tome control de la administración de PDVSA.

Con la llamada a consulta de su embajadora en el país Robin Bernstein, los Estados Unidos están observando el panorama y alertan de que podrían tomar represalias. Consideró que podrían presionar el país, endureciendo posiciones a través del DRCAFTA.

Retorno

Muchas naciones han venido estableciendo relaciones con China en un marco de normalidad, sin secuela, ¨el mundo se ha estado abriendo a China y China al mundo¨, como dijo el Papa Juan Pablo Segundo.

La República Dominicana viene manejando el expediente hacia las relaciones con China hace tiempo. En el 2007 se abrió en China oficina comercial de República Dominicana, ahí inició a trabajar el expediente para las actuales relaciones diplomáticas ya formalizadas. Como representante comercial fue designada durante el gobierno de Leonel Fernández a la domínico-china Rosa NG Báez.

"Rosa se fue allá, ha tenido una gestión exitosa como representante dominicana y parte de sus esfuerzos, sus objetivos era establecer las relaciones con China", precisó.

"Pero en el momento que Rosa llega, era un momento en que era posible todavía, porque China y Taiwán, estaban conversando", acotó.

Taveras expuso que es bueno saber que Taiwán es el 25% del despertar empresarial y económico de China.

China y Taiwán han conversado sobre una política que se podría interpretar en dos puntos, una sola China dos sistemas, de manera que China respetaría el sistema capitalista de Taiwán, y se reunificarían.

Crearían una situación especial, igual a como sucede con Hong Kong. Con la salvedad de que Taiwán va tomando de la experiencia de Hong Kong, donde hay fuertes conflictos con China, porque el gobierno chinoestá tomando control de la educación.

La población de Hong Kong ha sido muy celosa de que no se toque su modo de vida, su sistema capitalista, las libertades que disfrutan con su educación y han surgido ya los conflictos.

Taiwán está advertida y si va a negociar con China, tiene que tener mayores garantías; incluso las conversaciones han ido en torno hasta de que se permita incluso para establecer la democracia en el continente, apuntó.

Surgimiento de Taiwan

Taiwán se estableció cuando el general Chiang Kai-shek o Jiang Jieshi que fue un militar y estadista chino que perdió la guerra nacionalista contra el comunismo que logró instalar posteriormente Mao Zedong.

Sucedió a Sun Yat-sen como líder del Partido Nacionalista Chino Kuomintang y fue el líder máximo, bajo diversos cargos, de la República de China.

La guerra civil china, duró desde agosto de 1927 hasta octubre de 1949, fue el conflicto que tuvo lugar en China entre el Kuomintang (o Partido Nacionalista Chino) (KMT) y el Partido Comunista Chino(PCCh).

Se inició en 1927 después de la Expedición del Norte, cuando la

facción nacionalista del KMT, dirigida por Chiang Kai-shek, depuró a los comunistas de la alianza formada entre el KMT y el PCCh.

La guerra acabó en 1949 con un cese no oficial de las hostilidades entre los bandos, quedando finalmente bajo control de los comunistas la China continental.

Fue entonces cuando los nacionalistas lograban mantener el control sobre los territorios insulares de Taiwán.

Taiwán y China han estado conversando, pero la política es pendular y con la llegada de la nueva presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, ello ha significado una especie de estancamiento sobre esas conversaciones.

Panorama

Pero en el mundo, ha estado ocurriendo algo novedoso. Estados Unidos estaba comprometido con la agenda de una sola China dos sistemas.

Cuando Trump llega a la Presidencia, la primera llamada que recibe es la de la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, lo que originó una protesta en China.

La gente ve a Donald Trump -explicó-a través de la imagen que

promueven medios norteamericanos, pero no sabe que Trump es el resultado de una rebelión de la sociedad norteamericana contra el "establecimiento" político, y el capital.

El pueblo norteamericano está girando hacia una agenda anti globalizante y Trump interpretó el sentimiento, y se le impuso al Partido Republicano y al Demócrata, porque al final él no es de ninguno, pero es el actual líder republicano, tiene el apoyo del 80% de los republicanos.

El apoyo a Trump se ha ido apagando porque los senadores no tienen garantías de repetir, y hay un rechazo a sus propuestas.

De manera que el caso Taiwán, que luce estancado con China, hay que verlo también en el marco en que hay una nueva autoridad en los Estados Unidos, cuando los partidos Republicano y Demócrata pasaron a ser instrumentos de la globalización, del capital transnacional, del neoliberalismo desenfrenado.

El que cree en la libertad en democracia, la extrapola a la libertad de comercio, pero de ahí a corporativizar el comercio, eso es otra cosa, dijo.

El norteamericano que está financiando un estado de bienestar, al advertir eso, entra en una rebelión que representa Trump.

Trump con su espíritu de libertad y rebelión, se impuso a los dos partidos y a los intereses globalizantes.