RIO DE JANEIRO, 19 jul (Xinhua) -- El ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, actualmente preso y con intenciones de volverse a postular para las elecciones de octubre próximo, desafió a través de una carta a sus críticos al pedirles que lo derroten en las urnas.

"¿Quieren derrotarme? Háganlo de forma limpia, en las urnas", dijo Lula en una carta publicada hoy por el diario "Folha de Sao Paulo".

De igual manera, reprobó la decisión de la jueza Carolina Lebbos de prohibirle conceder entrevistas y grabar videos.

El mandatario cumple una condena de 12 años y un mes de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero en el marco del caso Petrobras, acusado de recibir un departamento de la constructora OAS a cambio de favorecerla desde el poder.

Lula, quien se encuentra en prisión desde el pasado 7 de abril, pretende presentarse a las elecciones presidenciales de octubre, en las que lidera todas las encuestas.

Su candidatura, sin embargo, depende de su absolución en las instancias superiores, ya que según la ley brasileña, una persona condenada en segunda instancia, como es el caso de Lula, no puede postularse a un cargo de elección popular.

"Estoy en prisión desde hace más de 100 días. En la calle, el desempleo aumenta, cada vez más padres y madres no pueden mantener a sus familias, y una política absurda de los precios del combustible provocó una huelga de camioneros que desabasteció a las ciudades brasileñas", señaló el ex presidente brasileño en la misiva.

"Aumenta el número de personas quemadas al cocinar con alcohol debido al alto precio del gas de cocina para las familias pobres. La pobreza crece y las perspectivas económicas del país empeoran cada día", lamentó Lula en el escrito.

El ex mandatario también criticó a la jueza Lebbos, quien la semana pasada le prohibió "dar entrevistas o grabar videos como precandidato del Partido de los Trabajadores, el más grande de este país, que me eligió para ser su candidato a la Presidencia. Parece que no bastó meterme en prisión. Quieren callarme", denunció.

"Aquellos que no quieren que hable, ¿qué temen que diga? ¿Qué está pasando hoy con el pueblo? ¿No quieren que discuta soluciones para el país? Después de años calumniando, ¿no quieren que tenga derecho a hablar en mi defensa?", preguntó.

Lula dijo que fue arrestado con "una condena sin pruebas, en una sentencia que me envía a la cárcel por 'actos indeterminados', después de cuatro años de investigación contra mí y mi familia. ¿Hicieron todo esto porque tienen miedo de que ofrezca entrevistas?".

Dijo que será "candidato" en las próximas elecciones porque no ha "cometido ningún crimen".

"Desafío a los que me acusan a que muestren pruebas de lo que he hecho para estar en esta celda. ¿Por qué hablan de 'actos de oficio indeterminados' en lugar de denunciar lo que hice mal? ¿Por qué hablan de apartamento "atribuido" en vez de presentar pruebas de propiedad del inmueble de Guarujá, que era de una empresa, dado como garantía bancaria? ¿Van a impedir el curso de la democracia en Brasil con absurdos?", criticó.

"¿Quieren que las personas se olviden de que Brasil ya vivió días mejores? ¿Quieren impedir que el pueblo brasileño -de quien todo el poder emana, según la Constitución- pueda elegir a quién quiere votar en las elecciones del 7 de octubre? ¿Qué temen? ¿La vuelta del diálogo, del desarrollo, del tiempo en el que hubo menos conflicto social en este país? ¿Cuando la inclusión de los pobres ha hecho crecer a las empresas brasileñas?", comentó.

"Pueden meterme en la cárcel. Pueden intentar callarme. Pero no voy a cambiar mi fe en los brasileños, en la esperanza de millones de personas que desean un futuro mejor", agregó Lula. Fin