Naciones Unidas, 18 jun (PL) La representante del Comité de Puerto Rico en Naciones Unidas (Copronu), Aurora Muriente, expresó hoy agradecimiento a los países latinoamericanos que respaldan la independencia de su país, en especial a los del Alba.

El más generoso abrazo a esas naciones y a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), porque entendemos que la solidaridad internacional posibilitó que en ONU se escuche y hable de Puerto Rico, dijo en referencia al debate de este lunes en el Comité de Descolonización.

Según expresó en declaraciones exclusivas a Prensa Latina, la falta de poder político y económico existente en su país es la evidencia más clara del carácter colonial de las relaciones de Estados Unidos con la nación boricua.

A partir de la creación de la Ley Promesa, lo que se lleva a cabo ahora es una dictadura: la Junta de Supervisión Fiscal impuesta por el Congreso norteamericano toma decisiones sobre el futuro de miles de puertorriqueños, sin haber sido un cuerpo electo por la ciudadanía, denunció.

Toda la isla está sumida en una situación de crisis y de pobreza nunca antes vista, y este desplome económico demuestra lo fallido que es el modelo establecido por Estados Unidos en el territorio desde la mitad del siglo XX, añadió la representante de Copronu.

La población puertorriqueña sufre esta falta de poder político y económico para controlar su destino y resulta de vital importancia que en Naciones Unidas se conozca tal situación, recalcó. En ese sentido, Muriente enfatizó en la crisis humanitaria a raíz del paso del huracán María por Puerto Rico, que destrozó la infraestructura del país.

Pero, explicó, la mayor irresponsabilidad de esta tragedia la tiene el gobierno anexionista liderada por Ricardo Rosselló y la administración del presidente Donald Trump, ante la total falta de respuesta.

Muchas de las pérdidas de vidas humanas y daños materiales hubiesen podido evitarse de existir un gobierno y una ciudadanía preparada como es el caso -por ejemplo- de Cuba, donde hay una gran capacidad de respuesta ante esos desastres naturales, consideró.

Casi cinco mil puertorriqueños, afectados por la falta de asistencia médica, de alimentos, de agua potable y por la ausencia de energía eléctrica, perdieron la vida, lamentó.

Es importante que el mundo lo sepa, esta es la evidencia del daño ocasionado por el colonialismo en Puerto Rico, reiteró.

A pesar de ello, hay un pueblo que resiste y ni siquiera los huracanes pudieron rendirlo, dijo, por eso seguiremos haciendo denuncias en los foros internacionales y otros espacios. 'El respaldo de la comunidad internacional legitima el deseo y la necesidad de nuestra autodeterminación.'

Este lunes, el Comité de Descolonización de la ONU analiza el caso de Puerto Rico y aborda la resolución 37 -que es presentada por Cuba- sobre la necesidad de independencia en ese país del Caribe, declarado en Naciones Unidas como Estado libre asociado de Estados Unidos.

agp/ifb