Santo Domingo, R. D., 17 de junio, 2018.- El candidato presidencial del Partido Demócrata Institucional, PDI, y de una serie de agrupaciones opositoras nucleadas en el Frente Nacionalista Opositor, Ramfis Domínguez Trujillo, se adhirió en todos sus términos a las declaraciones del arzobispado de Santiago de los Caballeros en cuanto a que los politiqueros dominicanos han convertido el ejercicio político en una vergüenza nacional, con sus continuos escándalos de corrupción y el manejo espurio de los recursos públicos.

"Corroboramos los pronunciamientos de la Iglesia católica en boca del arzobispado de Santiago, el cual mostró su preocupación por la forma en que se está ejerciendo la política en el país, donde en vez de practicarse como una actividad noble y con vocación de servicio a la colectividad, se ejerce para provecho personal del grupo que está en el poder, quien la ha convertido en un estercolero nauseabundo", adujo Ramfis Trujillo.

Agregó que sus aspiraciones presidenciales se sustentan en solidos principios éticos y morales y que en ese sentido se propone marcar la diferencia frente al degenerado sistema de partido, viciado por la práctica de actos vergonzosos que riñen con la moral y ensucian nuestra institucionalidad.

"La mayoría de los dominicanos se sienten asqueados por esta ausencia de valores y reclaman el adecentamiento y la transparencia dentro de un nuevo modo de hacer política que devuelva la fe y la confianza a una población hastiada de políticos corruptos", expresó el nieto de Trujillo.

Ramfis Domínguez Trujillo, argumentó que la inquietud de la Iglesia católica al respecto es buena y válida, en virtud de que se hace eco de un clamor generalizado de la población, el cual demanda la incursión en la actividad partidista de hombres y mujeres revestidos de una nueva visión y un concepto más limpio de la política, para recuperar la fe y la credibilidad en quienes aspiran a manejar los destinos de la República.