Por Luis Rojas

MEXICO, 15 jun (Xinhua) -- La recta final de las elecciones presidenciales de México del próximo 1 de julio amerita un detalle más puntual de las propuestas de los candidatos y menos descalificaciones entre ellos, coincidieron líderes empresariales de México.

El vicepresidente nacional de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), José Medina, consideró que los cuatro candidatos a la presidencia tienen que demostrar con su análisis qué es lo que los hace diferentes entre sí para ganar la simpatía de los votantes.

"Quisiéramos ver mucho más las propuestas de cada uno en los temas", dijo Medina en conversación con Xinhua.

"De tal manera que, en los pocos días que quedan de campaña, que quede el espacio para la reflexión de los ciudadanos, para conocer mejor esas propuestas y entonces decidir el voto", agregó el líder empresarial.

Las campañas electorales concluyen en México el próximo 27 de junio, cuatro días antes de que los mexicanos acudan a las urnas.

El pasado 12 de junio, se llevó a cabo el tercer y último debate entre los candidatos a la presidencia de México, en el que los cuatro presidenciables coincidieron de forma general que un combate eficaz a la corrupción impulsará el crecimiento económico del país.

No obstante, el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador; el de la alianza Por México al Frente, Ricardo Anaya; el de la coalición Todos por México, José Antonio Meade, así como el candidato independiente Jaime Rodríguez, utilizaron parte del tiempo para lanzarse ataques y descalificaciones.

Al respecto, Medina dijo que existen tres grandes preocupaciones entre los ciudadanos, que tienen que ser abordadas con más detalle por los candidatos: la inseguridad, la corrupción y la pobreza.

"Son los tres temas que preocupan a la ciudadana, la inseguridad ha avanzado y se nos ha acercado en todos los estratos", dijo el empresario.

"Claramente la estrategia que se ha seguido no ha sido suficiente", agregó.

La inseguridad ha empañado las campañas políticas, pues según un indicador de violencia política al menos 113 políticos han muerto rumbo a la contienda, en la que los votantes, además de un nuevo presidente, renovarán más de 3.000 cargos.

Tras el último debate, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, dijo que otro de los grandes temas ausentes en las propuestas de los candidatos es la generación de empleos.

"El gran ausente del debate fue el empleo, cómo generar más y mejores empleos, eso no se trató", dijo el líder del CCE en una conferencia telefónica.

"Ni se habló de los jóvenes que quieren emprender nuevas ideas a través de generar proyectos productivos, ni de la incorporación de las pequeñas y medianas empresas a las cadenas globales de valor", agregó.

Castañón dijo que cuando abordaron el tema de la corrupción en el debate, los candidatos no dejaron en claro hacia dónde destinarán los recursos recuperados ni brindaron detalles de cómo combatirla.

El líder del CCE consideró que es indispensable conocer de qué forma se piensan financiar los programas sociales que pretenden impulsar los políticos en caso de llegar a la presidencia, ya que también se pronunciaron por no elevar impuestos ni contratar más deuda.

"Hicieron grandes números de otorgar becas, de poner en marcha programas sociales, gasto asistencial en algunos casos, pero tiene que ser sustentable con la política de no endeudamiento", dijo.

"Nos gustaría ver algo más sustentable que nos pueda decir cómo hacerlo y no sólo enunciarlo, pues queda bastante difuso", añadió.

Por su parte, el presidente ejecutivo del Centro Mexicano para la Filantropía, Jorge Villalobos, dijo a Xinhua que los ataques con un matiz más personal no ayudan a la población a identificar al mejor candidato, pese a que se trata de una estrategia utilizada normalmente a nivel global.

López Obrador ha sido blanco constante de críticas de sus competidores por su condición de puntero en los sondeos de opinión.

"Hay una tradición en todo el mundo de que así son las campañas, negras, incluso de golpes bajos", dijo Villalobos.

"A mí me gustaría campañas mucho más propositivas, en la que uno pueda contrastar realmente qué propone un candidato y qué propone otro", agregó.

Unos 88 millones de mexicanos están habilitados para votar el próximo 1 de julio, el mayor padrón electoral en la historia moderna del país.

Los mexicanos elegirán a un nuevo presidente, a ocho gobernadores y al jefe de gobierno de la Ciudad de México, además de renovar a los 500 diputados federales y los 128 senadores; también se elegirán 972 diputados locales y 1.597 alcaldes. Fin