CARACAS, 16 may (Xinhua) -- El líder religioso Javier Bertucci se mantiene como candidato en la carrera por la presidencia de Venezuela, que se disputará en las elecciones del próximo domingo 20 de mayo.

Bertucci, quien ahora irrumpe en la escena política, no era del todo desconocido para los venezolanos, que lo habían visto en transmisiones de mensajes y programas religiosos a través del programa televisivo "El Evangelio Cambia".

Su nombre salió a relucir también en 2010, cuando fue imputado por presunto "contrabando agravado y asociación para delinquir" de 5.000 toneladas métricas de diésel hacia República Dominicana.

El pastor evangélico, sin embargo, se ha declarado inocente de todas las acusaciones, al asegurar que no tiene nada que esconder.

"Estamos abiertos a cualquier tipo de investigación (...) yo soy solo un servidor de Dios", ha dicho Bertucci.

Mientras se pasea por la arena política, Bertucci también lidera la iglesia evangélica Maranatha, que cuenta con más de 16.000 seguidores y la asociación civil "El Evangelio Cambia".

Es dueño de Constructora Bertucci C.A., con sede en el estado de Carabobo (norte), y representante de Minería Hg, además de que fue presidente de Tecnopetrol C.A., estas últimas empresas dedicadas a la industria petrolera.

El pastor nació el 16 de noviembre de 1969 en el estado Portuguesa (centro), fue criado por sus abuelos y desde los 21 años de edad se considera "un siervo de Dios".

Está casado con Rebeca Barrios desde hace 24 años y tienen tres hijos: Raquel Rebeca, Valeria Alejandra y Javier Abraham.

Javier Bertucci ha insistido como propuesta de plan de gobierno en la necesidad de aceptar la ayuda humanitaria de Estados Unidos, reestructurar el sistema educativo, modernizar el sector salud y devolver la autonomía a los cinco poderes públicos nacionales.

Durante la campaña electoral, el pastor evangélico ha tenido diversos actos masivos de calle.

En su recorrido por más de una docena de estados, ha rechazado el llamado a la abstención de algunos dirigentes de la oposición, además de prometer "reconciliación y paz" para el país sudamericano.

Fue enfático al anunciar que no se retiraría de la contienda electoral, ni dimitiría a favor de ningún otro candidato.

El pasado 8 de mayo, el candidato presidencial por iniciativa propia, Luis Alejandro Ratti, anunció su renuncia para apoyar al aspirante presidencial, Henri Falcón, de Avanzada Progresista (AP), y pidió al resto de candidatos hacer lo propio.

Bertucci, sin embargo, pidió a Falcón declinar a su favor: "Yo tengo un voto que no va a migrar a ninguna otra candidatura".

"En cambio, los votos del otro candidato no son de él, quien viene de perder una gobernación y sus votos no son de él, sino contra Maduro", dijo el líder religioso.

Quedó anulada de esta manera la posibilidad de una candidatura unitaria, que esperaba el candidato opositor Falcón, en la disputa política por la presidencia, en la que Nicolás Maduro se mantiene a la cabeza en las encuestas de intención del voto.

El último sondeo de la encuestadora International Consulting Services (ICS) publicado el 11 de mayo, señaló que Bertucci estaba en tercer lugar en las preferencias con 16,2 por ciento, por debajo de Falcón (25,4 por ciento) y Maduro (55,9 por ciento).

El próximo 20 de mayo, en Venezuela se elegirá presidente de la República y a 251 representantes de 23 consejos legislativos.

El padrón supera los 20,5 millones de electores que podrán ejercer su derecho al voto en 14.638 centros de votación y 34.143 mesas electorales. Fin