SANTO DOMINGO. El Movimiento Popular Dominicano (MPD) hace llamado al pueblo a no dejarse arrastrar por el odio y la violencia y a evitar atropellos contra personas migrantes haitianas inocentes, que no son culpables de que otros compatriotas hayan cometido un delito.

La exhortación de la organización de izquierda es a propósito de la situación creada en Pedernales, tras la muerte de los esposos Julio Reyes Pérez y Oneida Féliz Urbáez, crímenes atribuido dos nacionales haitianos, y que ha provocado que grupos de civiles llamen a sacar de esta localidad a los y las migrantes de la vecina nación.

Para el MPD son lamentables los casos de violencia racial, étnica y nacionalista que a través de la historia ha sufrido la humanidad.

"La promoción del odio por diferencias de origen, la culpabililización de las personas migrantes sobre las deficiencias de los servicios públicos, el racismo y el desprecio por las personas pobres de otros países, han sido mecanismos que sectores élites han utilizado para desviar la atención de las raíces de los problemas sociales, a través de la historia", puntualiza el MPD en una declaración firmada por su vocero nacional, Pablo Ferreiras.

El portavoz del MPD entiende que, en estos casos, la República Dominicana no es la excepción, pues, desde hace muchos años se ha apelado al tema de la supuesta "invasión" haitiana cada vez que surgen procesos que buscan develar a los corruptos internos, a los que se reparten el país o cada vez que las élites económicas quieren desviar la atención para seguir disfrutando de los privilegios económicos que la clase política le sirve en desmedro del bienestar colectivo.

"Lo hemos advertido en múltiples ocasiones, la promoción del odio contra los y las migrantes haitianos/as no conduce a otra cosa más que a un derramamiento de sangre inocente. No podemos permitir que ese sentimiento de odio, producto de la manipulación despiadada, contribuya a que hordas de personas airadas y manipuladas intenten tomar lo que entienden es la ley en sus manos", precisa el MPD.

Ferreiras hizo un llamado al pueblo dominicano, reconocido por su solidaridad y capacidad de unirse en los momentos más cruciales de nuestra historia, a que no permita que nuestros corazones sigan siendo sembrados de odio y miedos infundados y podamos identificar claramente a quiénes están detrás de toda esta vil manipulación, les denunciemos, y podamos unirnos como clase dominada y explotada a construir una sociedad de paz y justicia.

Demandó, además, que la justicia asuma su responsabilidad y aplique la ley a quiénes han cometido delitos y crímenes, por entender que esas muertes no deben quedar impunes. Asimismo, imponer la ley a quienes incitan a la violencia contra la población migrante haitiana indefensa.

"Las autoridades de ambos países deben pensar en sus pueblos y buscar soluciones a la situación que ellos han creado por apetencias personales. Dejamos claro que los pueblos dominicano y haitiano nunca han sido enemigos, sin embargo, las élites han usado ese recurso para sacar provecho y enriquecerse a costa de su sufrimiento y mantenernos divididos", sostiene el MPD.

De igual manera, el Movimiento Popular Dominicano responsabilizó al gobierno dominicano y al presidente Danilo Medina de las consecuencias de esta campaña xenofóbica y de odio, promovida desde también desde el Estado, para sacar beneficios políticos y económicos, bajo el manto de un falso nacionalismo.