Licey al Medio, Santiago.- El Frente Amplio (FA) y su representante en la alcaldía de este municipio, David Polanco, consideraron "como un irrespeto y una burla" el incremento salarial de 30 mil pesos que aprobaron los concejales de Santiago, el cual elevaría sus sueldos por encima de los 163 mil pesos mensuales.

"Al aprobar este desproporcionado aumento los concejales pensaron en ellos y no en los demás empleados municipales, en especial los trabajadores", dicen en una declaración de prensa firmada por Polanco, quien también es dirigente popular en la región.

El concejal frenteamplista asegura que resulta una desfachatez que mientras muchos empleados de la alcaldía no ganan ni siquiera RD$10,000, los concejales se destapen con un proyecto de esta naturaleza para engrosar sus bolsillos cuando apenas acuden a sesionar dos o tres veces al mes.

Al ratificar que el aumento que se aprobaron es inaceptable, Polanco y el FA recordaron que los obreros municipales devengan sueldos de miserias y de hambre y que nadie se acuerda de ellos.

Esos hombres y mujeres que tienen que levantarse a las 5:00 AM para realizar una extensa labor de todo un día los salarios que reciben ni siquiera para sobrevivir les alcanzan.

Resulta por tanto vergonzoso, sostienen, que mientras se da esa situación los concejales de Santiago alegremente se aprueben un incremento salarial de RD$30.000 para llevar a RD$163.000 sus sueldos.

A esto se suman otros privilegios que tienen estos representantes como son el uso de flota, el regalo de combustible y gastos de representación, entre otros beneficios.

"Esto es lo que se llama una burla descarada al pueblo humilde y trabajador", reiteraron el concejal de Licey al Medio David Polanco y la organización que representa, el Frente Amplio.

Polanco y el FA llaman a las demás organizaciones a oponerse "a esta barbaridad" tras recordar, también, que en la alcaldía hay más de 3,500 empleados cancelados, desde la administración de José Enrique Sued pasando por la de Gilberto Serulle y hasta la de Abel Martínez, a los cuales todavía no se les ha resuelto nada.

Ante de solicitar este aumento, sostienen, los concejales lo que debieron fue de reclamar al alcalde Martínez que aclare los 40 millones de pesos "que se esfumaron" y que era el dinero para pagarles a los exempleados municipales.