Vista de las urnas en un centro de votación la víspera de las elecciones presidenciales, en la comuna de Santiago, Chile, el 16 de diciembre de 2017. (Xinhua/Jorge Villegas)

Por Omar Mendoza

SANTIAGO, 16 dic (Xinhua) -- El ex presidente de Chile, Sebastián Piñera (2010-2014), y el senador Alejandro Guillier disputarán mañana domingo la segunda vuelta electoral, contienda a la que llegan con un virtual empate técnico, según los sondeos.

Un funcionario de la Fuerza Aérea de Chile (FACH), encargado de la seguridad y el orden, custodia la sala donde se encuentran las urnas en un centro de votación la víspera de las elecciones presidenciales, en la comuna de Santiago, Chile, el 16 de diciembre de 2017. (Xinhua/Jorge Villegas)

Las encuestas y los comentarios de expertos políticos en medio de la batalla de los medios de información han mostrado las tensiones que se viven, tanto en el gobierno como en la oposición de derecha en Chile, ante la incertidumbre de los resultados para la segunda vuelta electoral.

De manera paralela se advierte la preocupación de los partidos y sus líderes por una eventual masiva abstención de los chilenos este domingo.

Los partidos oficialistas que apoyan a Alejandro Guillier siguen esperanzados en que el izquierdista Frente Amplio, que de manera sorpresiva alcanzó el 20,27 por ciento de la votación general en la primera vuelta, se abra para solicitar a sus seguidores que apoyen a la candidatura del político de centroizquierda.

Un empleado trabaja en la instalación de las urnas en un centro de votación la víspera de las elecciones presidenciales, en la comuna de Santiago, Chile, el 16 de diciembre de 2017. (Xinhua/Jorge Villegas)

En el gobierno, como en la oposición, existe preocupación por la baja votación de los chilenos que se registró en la primera vuelta del pasado 19 de noviembre, la cual fue de 46 por ciento.

Vista de las urnas en un centro de votación la víspera de las elecciones presidenciales, en la comuna de Santiago, Chile, el 16 de diciembre de 2017. (Xinhua/Jorge Villegas)

De un total de 14 millones 347.288 chilenos habilitados para votar, sólo unos 6,65 millones ejercieron su derecho a voto, lo cual significa que el 54 por ciento del padrón electoral no acudió a las urnas.

Hasta hace un mes se vislumbraba una victoria para Piñera, pero la irrupción del Frente Amplio, que logró el 20,27 por ciento de la votación en la primera vuelta, posibilitó una reñida batalla electoral en el balotaje con el senador Guillier.

El pasado 19 de noviembre Piñera obtuvo 36,64 por ciento de los sufragios, frente al 22,7 por ciento de Guillier.

Para la primera vuelta se generó una opinión pública de que el gobierno de la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, carecía de apoyo y que el triunfo de la derecha iba a ser arrollador.

Esa situación cambió con la irrupción del Frente Amplio, una coalición de izquierda fundada a principios de 2017, cuya captación de votos es una señal de que la mayoría de centroizquierda quiere cambios más profundos.

Pero ese sentimiento no se ha articulado en los partidos oficialistas que apoyan a Guillier, quien si gana tendrá que introducir cambios en el Programa de Gobierno, tanto si el Frente Amplio acepta formar gobierno o si se mantiene como una fuerza opositora.

La presidenta Bachelet y el gabinete ministerial han insistido en las últimas semanas que Guillier va a ganar, aunque sin ofrecer mayores elementos de juicio.

Por un lado, se confía en que muchos seguidores de la Democracia Cristiana y del Partido Progresista pueden votar por Guillier, con lo cual alcanzaría más del 50 por ciento de los votos, pero el problema está en el Frente Amplio, que sigue sin ofrecer un apoyo abierto al senador.

Por otro lado, el alejamiento de la política por parte de los chilenos es muy fuerte.

El director del Centro de Estudios Públicos de Chile, Harald Beyer, dijo que "si cae en 700.000 personas en el balotaje, Piñera ganará. Si cae en menos de esa cantidad comienza a existir una posibilidad de que Guillier gane".

Agregó que Guillier "lo tiene difícil para lograr todos los votos del enorme espectro que va desde la Democracia Cristiana a la izquierda y el voto del Frente Amplio parece ser mucho más heterogéneo de lo que se creía".

Ahora, sólo queda esperar el resultado de las urnas para saber quién será el jefe de Estado de Chile a partir del 11 de marzo del 2018.