SANTO DOMINGO.- El abogado Hotoniel Bonilla, consideró que por disposición constitucional ningún órgano o poder público puede impulsar o reinstaurar una ley de partidos políticos que instituya el anulado sistema de primarias abiertas y simultáneas, utilizando el padrón de la JCE, previsto en la antigua Ley 1286-04 del 15 de agosto del 2004. Dicha legislación fue declarada contraria a la Constitución por la SCJ, actuando como Tribunal Constitucional, mediante sentencia del 16 de marzo de 2005.

El exprocurador general adjunto de la República, sostuvo que al Congreso Nacional le está vedado restablecer el referido sistema de primarias abiertas para seleccionar candidatos a la presidencia y vicepresidencia de la República, ni ninguna otra posición electiva, puesto que se traducirá en un indiscutible desacato de una decisión jurisdiccional de orden constitucional, que ha adquirido la autoridad de la cosa irrevocablemente juzgada. Señaló que adoptar el sistema de primarias abiertas, implica la convocatoria de las asambleas electorales para que se reúnan en fechas y con fines distintos a los indicados en las disposiciones constitucionales, lo cual fue anulado por mandato de la citada decisión judicial.

Insistió, que reinstaurar las primarias abiertas supone una grave vulneración del orden constitucional, pues los órganos de poder público estarían desconociendo las disposiciones del artículo 277 de la Constitución de la República. Adujo, que por mandato de dicha disposición, el propio Tribunal Constitucional está impedido de revisar las decisiones irrevocables adoptadas por la SCJ antes de la entrada en vigor de la Constitución de 2010.

Así mismo, alertó de que restablecer las primarias abiertas y simultáneas, implicará embarcar al país en elevadísimos costos para su implementación, ya que son equivalentes a unas elecciones nacionales. Advirtió que el costo de las elecciones resulta bastante oneroso, lo que se agravaría con la realización de otras elecciones para seleccionar los candidatos a puestos electivos, únicamente para complacer a las élites políticas.

A su juicio, el único sistema compatible con la Constitución, que respete el precedente jurisdiccional existente y disminuya el costo de la política, es implementar una ley de partidos que incorpore las primarias simultáneas, con el padrón cerrado de los partidos políticos y organizadas por la JCE, para asegurar su transparencia y equidad. Estas primarias se organizarán con los fondos asignados por ley a las organizaciones políticas, lo que evitaría seguir cargando a los contribuyentes el costo de las campañas electorales.

Bonilla alertó al partido oficial, del que forma parte, sobre las repercusiones negativas para la institucionalidad democrática, si intenta irrumpir en el resto de las organizaciones políticas, imponiendo un sistema que a todas luces quebrantará el orden Constitucional y contribuirá a profundizar la crisis en el sistema de partidos.