Madrid, 16 may (PL) La justicia española citó hoy como investigado al dueño de la firma multinacional OHL, Juan Miguel Villar Mir, en el más reciente escándalo de corrupción que involucra a empresarios y antiguos miembros del oficialista Partido Popular (PP).

Villar Mir es uno de los 51 nombres citados a declarar por el juez Eloy Velasco a partir del 12 de septiembre, dentro del conocido como caso Lezo, la más reciente trama de corrupción que sacude a exdirigentes del derechista PP, del jefe de Gobierno Mariano Rajoy.

Junto al principal accionista de la citada compañía constructora figuran otras personalidades como el exgerente del PP madrileño Beltrán Gutiérrez y el padre, la mujer y la cuñada de Ignacio González, otrora presidente de la Comunidad de Madrid.

Velasco tiene a su cargo las investigaciones de los casos Púnica -sobre supuesta financiación ilegal de la agrupación conservadora en esta región- y Lezo, que indaga el presunto desvío de fondos públicos de la empresa estatal de aguas Canal de Isabel II.

Este último estalló hace apenas un mes con la detención y posterior envío a prisión del propio González, como hipotético líder de un entramado corrupto en el consorcio Canal de Isabel II, gestor del agua en la capital española.

El magistrado de la Audiencia Nacional (AN) actuó ya contra el yerno de Villar Mir y consejero de OHL, Javier López, puesto en libertad hace unos días tras abonar una fianza de 100 mil euros.

La AN presume que la multinacional española pagó a González 1,4 millones de euros desde su filial en México a una cuenta que el político del PP poseía en Suiza, en concepto de comisión por la adjudicación de una obra de infraestructuras.

A todos los sospechosos en esta trama corrupta que salpica al partido de Rajoy, la Audiencia les imputa delitos de prevaricación, pertenencia a organización criminal, malversación de fondos públicos, blanqueo, fraude, cohecho y corrupción en los negocios.

Los investigadores creen que la sociedad estatal del agua de la comunidad autónoma pagó sobreprecios y comisiones para la adquisición de compañías en Brasil y Colombia, lo que enriqueció a los gestores y desvió fondos del Canal.

En total, la trama pudo haber desviado 23,3 millones de euros a cuentas bancarias en paraísos fiscales a través de la compra por parte de Inassa, filial suramericana de Canal, del 75 por ciento de la sociedad brasileña Emissao Engenharia e Construçoes.

En su auto de este martes, Velasco decidió dividir la extensa causa en seis piezas separadas, citando a declarar a 51 personas como investigados, entre ellos Villar Mir y López Madrid, entre septiembre y octubre.