Por ERICK BARINAS*

Bosch aceptó participar en la fundación del PRD, pero señaló que la organización política no se podía fundar sin un líder, por lo que sugirió que se escogiera al doctor Juan Isidro Jiménez Grullón, médico de prestigio que residía en Puerto Rico.

En el año de 1933 Juan Bosch fue injustamente encarcelado en la Fortaleza Ozama, desde donde fue trasladado a la Torre del Homenaje y luego a la prisión de Nigua, lugares donde perduraría como prisionero de la dictadura durante unos doce días, acusado falsamente de haber participado en el lanzamiento de una bomba en el cementerio de la capital.

Es en esos días de prisión cuando escribe el bellísimo poema "Anhelos" dedicado a su novia Isabel García Aguiar, que luego se convertiría en la famosa criolla titulada "La Gaviota", cuya musicalización la hiciera su compañero de celda, el músico y escritor don Julio Gautreaux.

El 19 de junio de 1934, luego de salir de la cárcel al no probarse la denuncia de que fue víctima, Bosch se casó con su prometida y primera esposa Isabel García Aguiar, con la cuál procreó a su primer hijo León, nacido en 1936, y posteriormente a su hija Carolina.

En 1938 Juan Bosch contaba con veintinueve años de edad, y su esposa se encontraba embarazada de Carolina. Ese año el importante funcionario, don Mario Fermín Cabral, lo mandó a buscar al hotel Presidente, donde se hospedaba, y le informó al escritor vegano que Trujillo había decidido hacerlo diputado por esa provincia.

El mismo Bosch narró en varias entrevistas y reportajes que en el instante en que recibió la información de parte de Fermín Cabral decidió buscar la manera de salir del país, y valiéndose de un médico amigo el cual diagnosticó un problema de salud a su esposa embarazada, logró conseguir el permiso del gobierno para viajar al extranjero.

De esa manera viajó a Puerto Rico acompañado de su esposa y de su hijo de dos años León, y no regresaría a la República Dominicana hasta que Trujillo fue ajusticiado veintitrés años después.

Al llegar a Puerto Rico pronto encontró trabajo en la biblioteca Carnegie, cuando la persona que lo entrevistó lo reconoció por su nombre y le ofreció inmediatamente trabajar en la transcripción de las obras de Eugenio María de Hostos, conjuntamente con uno de los hijos del educador puertorriqueño, Adolfo Hostos.

Cuando el ya reconocido escritor viaja a Cuba a presentar las obras de Hostos, en el aeropuerto lo esperaba Enrique Cotubanamá Henríquez con la propuesta de fundar el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), para organizar la lucha contra la dictadura de Trujillo desde el exilio.

Bosch aceptó participar en la fundación del PRD, pero señaló que la organización política no se podía fundar sin un líder, por lo que sugirió que se escogiera al doctor Juan Isidro Jiménez Grullón, médico de prestigio que residía en Puerto Rico.

Al poco tiempo de fundado, sin embargo, el liderazgo del partido recayó en el autor de La Mañosa, quien residiendo en Cuba se destacó ampliamente como escritor e intelectual, ganando premios literarios, laborando en revistas y periódicos importantes y llegando a desempeñarse como secretario particular del presidente Carlos Prío Socarrás.

Su traducción del discurso de Gettysburg, de Abraham Lincoln, del inglés al español, que hiciera en Cuba, pasó a ser la traducción oficial del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

La lucha contra la dictadura de Trujillo lo llevó a viajar a México, Guatemala, Venezuela, Chile, Bolivia y Costa Rica, países donde estableció importantes relaciones políticas con jefes de Estado y líderes democráticos como Rómulo Betancourt y Juan José Arévalo, entre otros, logrando coordinar esfuerzos internacionales que sirvieron de apoyo a los esfuerzos que se hacían desde el exilio por restablecer la democracia y la libertad en la República Dominicana.

La organización de la expedición de Cayo Confites contó con el envío de armas y material logístico de parte de esos gobiernos democráticos identificados con la causa de los exiliados dominicanos. Dado el relieve internacional que alcanzaron esos movimientos, Trujillo llegó a planificar un atentado contra Bosch en una de sus visitas a México, el cual fue develado a tiempo.

Como se ve, la historia de riesgos, sacrificios y desvelos de Juan Bosch en contra de la dictadura de Trujillo y a favor de la democracia y las libertades públicas de su país, dista mucho de la que asumieran otras figuras intelectuales que defendieron y se comprometieron con el régimen, y que prefirieron "esperar que los mangos goteen".

El autor es abogado