No he tenido la suerte de estar cerca de la esposa de Leonel, ni el privilegio de conversar con la Primera Dama, ni la dicha de compartir con la mujer ejemplo, ni la fortuna de tratar con la estadista y mucho menos el honor de saludar a Margarita.

Solo le he visto de lejos, pero confieso que doy seguimiento y admiro profundamente la encomiable labor que realiza a favor de la sociedad dominicana la futura vicepresidenta en el gobierno que encabezará Danilo Medina luego de obtener la victoria en primera vuelta el 20 de mayo del año 2012.

Margarita es una mujer sencilla y cada día demuestra una capacidad extraordinaria para implementar planes y proyectos que benefician a los sectores más vulnerables de la población con resultados muy bien valorados por la sociedad.

La candidata vicepresidencial del PLD no escatima esfuerzos para dar respuesta y solucionar problemas que afectan a familias y comunidades pobres sin importar distancias ni tortuosidades.

La compañera de boleta de Danilo desarrolla acciones puntuales en salud, educación, medio ambiente, alimentación y otras áreas, poniendo especial interés en fortalecer los valores en la familia en su afán de contribuir con la construcción de una cultura de paz en la sociedad dominicana.

La próxima vicepresidenta de la Republica prioriza la niñez, juventud, mujer y envejecientes para aplicar políticas tendentes a mejorar sus condiciones de vida y a preservar la integridad y la dignidad de los mismos.

Margarita es honesta y está formada para hacer las cosas bien. Su compromiso con las futuras generaciones lo demuestra cada vez que emprende programas y proyectos cuya sostenibilidad se sustenta en la transparencia y la participación de organizaciones sociales y comunitarias interesadas en lograr el bien común.

Intelectualmente es bien dotada y su ejercicio profesional es exitoso. Tiene gracia y hace mucha empatía con las mujeres y los jóvenes. Es elegante, atractiva y le cae bien a la gente.

Ella solidifica la unidad del PLD y fortalece la candidatura de Danilo. Su escogencia fue racional, inteligente y oportuna. Se afirma que importantes sectores sociales, económicos y políticos se sienten cómodos y a gusto con su presencia en la boleta morada.

El binomio Danilo-Margarita tiene experiencia de Estado y ambos se complementan. Ellos dos por sí mismos constituyen la confianza de importantes sectores productivos porque en su ejercicio de gobierno no habrá sobresaltos, desatinos ni improvisaciones.

Por las amenazas del entorno internacional, por la crisis económica que afecta a las grandes potencias y su impacto negativo en esta nación, por los importantes desafíos que debe afrontar la sociedad dominicana y para evitar el retroceso y seguir por el camino del progreso y el desarrollo, yo recomiendo junto a Danilo "una Margarita para el país.

Santiago Rodríguez, R. D.

20 de noviembre del año 2011.