Por Guillermo Caram

Eran las 10:30 de la noche del pasado miércoles 28/09/11. Boston estaba a punto de clasificar para la postemporada en la MLB al encontrarse ganando la última entrada del partido final de la serie regular frente a los Orioles de Baltimore mientras sus competidores, Tampa Bay, perdían por siete carreras frente a los Yankees de New York en la penúltima. Súbitamente los marcadores se invirtieron: Boston perdió, terminando descalificado, no obstante comenzar puntero la serie regular; mientras Tampa Bay clasificaba luego de venir de un lejano tercer lugar, manteniéndose siempre firme y decidido, aprovechando contingencias como las lesiones de sus oponentes.

Esta lección puede ser extrapolada a la política. La historia enseña triunfos posibles gracias a contingencias; entendida ésta como lo que no siendo previsible o indefectible, tampoco es imposible ante el surgimiento de determinados hechos.

La victoria del PSOE en las elecciones españolas del 2004 encontrándose por debajo del PP en las encuestas se atribuye al atentado de trenes del 11M; el triunfo de la revolución soviética fue posible por la primera guerra mundial que les permitió infiltrar partidarios soviéticos al ejército zarista; Trujillo aprovechó San Zenón para consolidar su poder y Balaguer su ajusticiamiento para cimentar su caudillismo que viabilizó el tránsito a la democracia.

Pero aprovechar las contingencias implica asumir el propósito y las intenciones así como mantenerse preparado para ello. El PSOE siempre se mantuvo activo y alerta ante fallas del PP. Lenin maquinaba en el exilio y subvertía el zarismo. Trujillo laboraba para imponerse políticamente luego de dominar lo militar y Balaguer, según Crassweller, en las entrañas de la dictadura laboraba para cuando se derrumbara.

En el aquí y ahora dominicanos, el partido llamado a aprender éstas lecciones es el PRSC para alcanzar o determinar la Presidencia de la República en el 2012 ante las grandes interrogantes que se ciernen sobre nuestro escenario político y económico que lo hacen susceptible a contingencias.

¿Soportará nuestra sociedad las precariedades, inseguridad, indefensión y temores imperantes? ¿Continuarán afluyendo recursos terminado el acuerdo con el FMI o los acreedores comenzarán a formular exigencias?¿Se recuperará la economía española y norteamericana incidentes en nuestras exportaciones, turismo, remesas e inversiones?¿Apoyará realmente el Presidente Fernández al candidato del PLD o asumirá el rol de arbitraje por mucho tiempo reclamado por la sociedad? ¿Seguirá su gobierno gastando sin recursos propios a costa de su apreciada "estabilidad macroeconómica"? ¿Romperá la tradición de presidentes que no apoyan otro candidato de su mismo partido? La candidatura vicepresidencial del PLD ¿producirá un binomio monolítico o se convertirá en un foco de conflicto? ¿Armonizarán la candidatura y la presidencia del PRD?¿Soportará esta candidatura provocaciones publicitarias para su explosión?

Estas interrogantes abren posibilidades de contingencias altamente exigentes de discursos y respuestas faltando muchos meses para las elecciones en una nación preñada de problemas dentro un contexto internacional crítico.

Contingencias especialmente favorables para el PRSC.

Solo que debe decidirse, disponerse y prepararse para aprovecharlas.