Bienvenido Segura

Hace poco más de nueve meses que el presidente Hipólito Mejía tomó posesión del cargo y la situación del país va de mal en peor. El gobierno del PRD no termina de arrancar y las contradicciones entre sus funcionarios impiden que los mismos puedan dedicar el tiempo y las energías suficientes para enfrentar y dar solución a los principales problemas de la nación como prometieron en la pasada campaña electoral.

El presidente Hipólito Mejía sometió a principios de febrero de este año 2013 al Congreso Nacional el Proyecto de Presupuesto y Ley de Gastos Públicos ascendente a RD$ 455,000 millones de pesos, asignándole el 1.7 % del PIB al Ministerio de Educación, no obstante las cámaras legislativas aprobaron el 4 % (1 % más que en el 2012) pero el Primer Mandatario dice que no cumplirá con el mismo y que solo dará el 1.7 % porque la grave crisis económica se lo impide. El desayuno en las escuelas se reduce al 35 % y la deserción escolar se incrementa en 8 % más. Los maestros se van a huelga por un reajuste salarial y mayor inversión en la educación del país.

El nerviosismo que afecta a los actores económicos y a los sectores productivos del país parece no tener fin. El CONEP y los industriales le piden a Hipólito que le ponga más atención al gobierno. El Presidente de la Republica se entretiene haciendo chistes, habla con los periodistas 3 y 4 veces al día y los organismos de seguridad del gobierno han apresado arbitrariamente a 7 de ellos por hacer críticas al Primer Mandatario.

El desempleo aumenta al 17 % y medio millón de dominicanos son llevados a la pobreza. La clase media se tambalea y hace malabares para subsistir. En el primer trimestre la economía solo creció 1 %, con una inflación del 15 % y los organismos internacionales pronostican un crecimiento económico negativo para el segundo trimestre, la prima del dólar se cotiza a 47 x 1.

Las importaciones han aumentado en más de un 18 %, las exportaciones se han caído en 23 %, el turismo decrece un 9 %, las gasolinas y el gasoil se venden a RD$ 315,00 y RD$ 305,00 pesos respectivamente (cuando aparecen) y la gente hace largas filas para poder adquirir el gas de cocinar cuyo precio es de RD$ 218,00 por galón. El Presidente Chávez hace un mes que suspendió a Petrocaribe por un conflicto generado en la Cancillería dominicana y mal manejado por Hipólito. El petróleo se cotiza a 70 dolares.

El Metro de Santo Domingo tiene dos meses dañado. Hubieres, Pérez Figuereo, Blas Santana y Antonio Marte tienen 4 días con el transporte de pasajeros y de carga paralizado, mientras la OMSA está fuera de servicio desde hacen 18 días por falta de combustible y repuestos. El país está a oscuras con apagones de 20 y 22 horas, por lo que fueron eliminados los circuitos de 24 horas de energía eléctrica en los sectores con alto nivel de pago. Pepe Goico gestiona la venta de las EDES a empresarios extranjeros.

La Tarjeta Solidaridad y el seguro medico de los pobres son eliminados, los suplidores de los comedores económicos suspenden el crédito por falta de pago, el Plan Social de la Presidencia reduce la cobertura y los precios de los alimentos andan por las nubes.

Los hospitales no han recibido la primera subvención en este año, el Colegio Medico denuncia que no hay medicinas y que los centros asistenciales son almacenes de enfermos. La tasa de mortalidad materna e infantil aumentan y la OPS/OMS muestran preocupación por los cambios negativos que experimentan los indicadores de salud como consecuencia de la crisis económica que afecta al país.

Los porcicultores junto a los productores de pollos y huevos están de brazos caídos, porque ante la crisis el presidente Hipólito Mejía les dice que no puede hacer nada. Los ganaderos no aguantan más y demandan ayuda del gobierno. El Banco Agrícola está descapitalizado porque los deudores se niegan a honrar sus compromisos alegando que el Presidente de la Republica durante la campaña electoral les ordenó que no paguen.

Los productores de arroz y habichuelas solo sembrarán el 52 % de las tareas cultivables porque el Ministerio de Agricultura no tiene para proveerle las semillas y los otros insumos. El programa de Pignoración del cereal se descontinúa y los arroceros marchan descalzos en peregrinación y en ayunas al Palacio Nacional.

El presidente Hipólito Mejía y su equipo económico someten al congreso una reforma fiscal para aumentar las recaudaciones mediante la aplicación de nuevos impuestos a la población, pero los legisladores se niegan a aprobar la onerosa medida.

Los niveles de criminalidad se incrementan a niveles nunca vistos, la tasa de homicidios llega a 39 por cada cien mil habitantes y la industria del secuestro toma auge. Bancos y negocios son víctimas de robos y atracos. El Cardenal y las iglesias cristianas le piden paciencia al pueblo dominicano y exigen al gobierno de Hipólito y el PRD retomar el Plan de Seguridad Democrática.

El presidente Hipólito Mejía reúne al Consejo Nacional de la Magistratura y propone nuevos jueces para la Suprema Corte de Justicia y el Tribunal Constitucional. El Nuevo Modelo Penitenciario es descontinuado y los internos se van a huelga de hambre por tiempo indefinido.

Ante la situación de crisis que vive la nación, el PRD le retira el apoyo político a Hipólito Mejía y Miguel Vargas con sus seguidores se convierten en los principales críticos y adversarios del gobierno. Anuncia el lanzamiento de su Proyecto Presidencial para el 2016. Se acentúa la lucha interna y el vice Luis Abinader recorre el país formando equipos de apoyo a sus aspiraciones a la Presidencia de la Republica.

El Foro Social Alternativo, Finjus, Participación Ciudadana, las iglesias y sectores de la izquierda se alían y convocan a un paro nacional de 48 horas amenazando con llamar a una huelga general si Hipólito no atiende a sus demandas y reivindicaciones.

Angustiado, sudoroso, taquicárdico, taquipnéico, y con un fuerte y opresivo dolor en el pecho desperté súbitamente pidiéndole a Dios que cuide a los dominicanos y dominicanas para que nunca más sean gobernados por un hombre tan incapaz como Hipólito Mejía. Suerte que era solo una pesadilla.

Santiago Rodríguez, R. D.

25 de septiembre del año 2011.