No es dable aprovechar espacios brindados por los medios para asuntos personales. Pero lo señalado en el Informe de los asesores franceses encabezados por Jacques Attalí referente al sentimiento de abandono ciudadano por las instituciones públicas y al pobre desempeño empresarial privado diagnosticado como frágil y poco innovador - arriesgando a que la nación no tenga una ?segunda oportunidad?(sic) - convierten cualquier víacrucis personal en interés general.

A principios de año y después de seis de servicios ininterrumpidos, CODETEL comenzó a facturar, sin autorización, a nuestra firma, cargos por publicidad en páginas amarillas. Luego de honrar lo facturado por dos meses, acompañados de reclamos verbales; le escribimos advirtiéndole que la publicidad no solo no nos era necesaria sino perjudicial. CODETEL se negó a recibir la comunicación refiriéndonos a la empresa editora de páginas amarillas aunque asignó, informalmente, un número de reclamación cuyo seguimiento se tornó vano y desesperante por la cadena de transferencias y la rápida e inentendibles voces de operadores. Copia de la comunicación fue depositada en INDOTEL bajo la pasada administración del hoy senador Vargas sin obtener reacción alguna.

CODETEL siguió facturando inmutablemente, agregándole cargos financieros que mantiene por meses subsiguientes, por lo que la firma decidió cancelar el contrato telefónico mediante otra comunicación que fue igualmente ignorada,

A mediados de año, la empresa que edita páginas amarillas tuvo el descaro depositar en el local de nuestra firma un formulario-contrato para el período que transcurre, ya editado; lo cual fue formalmente protestado mediante comunicación expresa.

La firma no tuvo mas opciones que resistirse a pagar. CODETEL transfirió entonces la supuesta ?deuda? por publicidad, unilateralmente impuesta, a un celular de la firma. Como represalia a nuestra resistencia, CLARO, cuya factura llega en sobre distinto al de CODETEL, desactivó el celular. Otra protesta fue elevada, negándose nuevamente a recibirla anotando en la comunicación que intentamos entregar: ?destinatario incorrecta?.CLARO CODETEL solo presta labores de cobro?? cuando su represalia no se limita cobrar sino que deja prestar servicios que pregona bajo la consigna CODETEL para servirle.

Intentamos remitir copia a PROCONSUMIDOR pero tampoco la recibieron, informándonos de un procedimiento a seguir conteniendo 13 documentos como si tuviéramos solicitando un favor o un servicio gratuito y no exigiendo un servicio por el cual pagamos. La copia enviada en esta ocasión a INDOTEL bajo nueva administración, encontró disposición de resolver la situación aunque limitándose a darnos un número de reclamación para que nosotros llamáramos dentro de 30 días.

Ya casi está terminando el año. El celular de la firma sigue desactivado; validando lo de Attalí: abandono ciudadano, desconfianza institucional y pobreza empresarial.

Y con dominicanos mas indefensos: Condenados a aceptar arbitrariedades de empresas, hasta de tres en una, quien sabe si para practicar trucos fiscales relacionados con el pago de impuestos ante una burocracia que le es dócil y de burócratas. Temerosos que ese ?para servirle? de CODETEL diste mucho de la realidad y no sea mas que una engañifa o cliché de falsa publicidad sobre la que puede actuar PROCONSUMIDOR. Dudando, por la alta participación mexicana de CODETEL, que aquello de ?el respeto al derecho ajeno es la paz? sea una expresión auténtica sino una mera habladuría que compromete la nación cuyo siglo revolucionario conmemoran celebran éste año. Entendiendo por que se pone en duda aquello de Attalí de que el país pueda tener una ?segunda oportunidad? aún sin entender plenamente lo que eso significa.

Ojala que las reprimendas francesas no sean vistas por funcionarios y empresarios como viga en ojo ajeno sino como viga en su ojo.