Por: Mayobanex De Jesús Laurens

Nadie quiere hablar en público del tema, pero se camina en todas las direcciones creando estructuras en las bases y apoyando precandidatos internos para afianzar el proyecto hacia la escogencia interna de cara a las elecciones presidenciales del 2012.

La modificación constitucional se debate en el Senado de la República, esperando su discusión definitiva y aprobación, para luego ser promulgada por el Ejecutivo. Con el acuerdo firmado por el presidente Fernández y Miguel Vargas, es cuestión de días para que tengamos una nueva Carta Magna, en la cual se prohíbe la reelección, dejando la opción para que los mandatarios puedan presentarse después de transcurrir un período presidencial.

La simple propuesta del actual gobernante dominicano abrió el apetito de dirigentes en el Partido de la Liberación Dominicana que entendían que mientras Leonel aspirara ellos no se presentarían a optar por la candidatura presidencial. Ahora el dilema estriba en quien sería el dirigente con más condiciones para sustituirlo y ganarle al PRD.

Danilo Medina tuvo la gallardía de enfrentar al presidente Fernández en un proceso interno, lo cual le granjeó el afecto de la oposición política y de sus adherentes, pero la animadversión de los seguidores del primer mandatario. El dilema ahora es aglutinar las fuerzas que siguen a Leonel y esperar el favor del líder peledeísta. Tiene apoyo de muchos legisladores y la incertidumbre de las bases que esperan la señal del Presidente.

José Tomás Pérez ha perdido impulso en las bases de la organización oficialista. Se le ve como un dirigente frío, sin estructuras dirigenciales, aunque goza del aprecio de la llamada sociedad civil que lo ven como un activo importante en el PLD.

Jaime David Fernández Mirabal tuvo su época de oro en el Partido de la Liberación Dominicana. Se le veía como el sustituto de Leonel, pero el tiempo ha sepultado la valoración que las bases peledeístas les tenían. La sociedad civil todavía le guarda estima, a pesar de la posición externada en torno al conflicto de Los Haitises.

Franklin Almeyda ha iniciado con una fuerte ofensiva a nivel interno, realizando encuentros para promover sus aspiraciones. Pero una cosa es aspirar y otra es tener el perfil presidencial. En el PLD no tiene arraigo y su personalidad arrastra impopularidad hacia dentro y fuera del partido.

Margarita Cedeño nunca ha expresado que aspiraría para las elecciones del 2012, pero hay movimientos de apoyo corriendo por lo bajo. La última entrega de la firma encuestadora Gallup la presentó con igual porcentaje que Danilo Medina en la preferencia del electorado. La simple ligazón a su esposo la convierten en fuerte contendora y con reales posibilidades en caso de aspirar.

Francisco Javier García ha sido jefe de campaña del PLD en varias ocasiones. Es miembro del comité político y su figura se conserva fresca como dirigente. Es bien valorado dentro y fuera del partido, y goza del aprecio del primer mandatario de la nación.

Las elecciones del 2010 pasarán. El PLD quedará bien posicionado nuevamente. Tendrá una importante matrícula de síndicos, diputados y senadores. Terminado el proceso eleccionario de medio término, comenzará la carrera por la candidatura presidencial.

Los aspirantes presidenciales formalizarán sus propuestas ante las bases peledeistas. Recorrerán todo el país. Los equipos de trabajo se aglutinarán. Todos estarán atentos a la señal del presidente Fernández. Si no es Margarita, a quién corresponderá el apoyo del primer mandatario y de todo su equipo de trabajo, es la pregunta.

El precandidato que recibirá todo el apoyo del equipo del presidente Fernández lo será Francisco Javier García. El ha sido leal, trabajador político a tiempo completo, gran estratega y conocedor de la dirigencia del PLD.

Francisco Javier García será un gran fenómeno de masas. Tiene discurso, personalidad, juventud, capacidad, experiencia de Estado y amplio manejo político. Será precandidato. Ganará la plenaria eleccionaria interna del Partido de la Liberación Dominicana. Recibirá todo el apoyo del partido y el PLD tendrá un candidato de potencia para ganar las elecciones presidenciales del 2012.