Por: Mayobanex De Jesús Laurens

Hace ya unos dos años que le escribí, vía correo electrónico, al relacionador público de la DNCD exponiendo la situación de los puntos de drogas en Barahona y la forma silvestre como se estaban distribuyendo los estupefacientes en los barrios. La respuesta no fue la más adecuada. Me expresó que era una exageración mía lo que estaba exponiendo.

Hoy el presidente Leonel Fernández da a conocer la asombrosa cifra de que en el país hay unos 19 mil puntos de drogas, pero que la cantidad era aun mayor, pues rondaba los 30 mil, algo sencillamente increíble en un país de unos 10 millones de habitantes.

¿De qué estamos hablando? Si hay puntos de drogas implica que hay consumo. Si hay consumo, entonces hay demanda, y si la demanda se incrementa los puntos de drogas seguirán en expansión. Cuál es la lectura de este vertiginoso crecimiento de consumo de drogas en nuestro país.

Al parecer, el auge se está poniendo de moda, ya no sólo entre los jóvenes, también entre los adultos. Las motivaciones son diversas: son usadas para asistir a las fiestas; para tener relaciones sexuales y por hábitos clínicos.

Ante el impulso de la demanda, se introduce el manejo comercial. Tiene la ventaja de ser clandestina, no paga impuestos y los intermediarios y vendedores no tienen que estar inscritos ante los organismos de ley en nuestro país. Negocio rentable por su naturaleza, a pesar del riesgo.

El manejo de los puntos de drogas operan utilizando negocios de variedades diversas: ?colmadones?, billares, discotecas, hoteles, peluquerías, bancas de apuestas, entre otros. También se utilizan casas de familias, y se ha agregado la dinámica de la venta a domicilio.

Dado que el negocio envuelve manejo de muchos recursos y peligro de por medio, lo correcto es comprar influencias, impunidad y tener un peaje con los mandos militares encargados de su combate. El tráfico está desde lo más bajo al más alto nivel. Se expresa en la forma de vida de los que están involucrados en el negocio: vehículos de lujo, mansiones, fincas e inmensas cuentas bancarias.

El primer mandatario de la nación ha anunciado nuevamente un combate al microtráfico de drogas para eliminar los puntos de ventas. La tarea requiere de una identificación de cada punto, de los responsables de la distribución e intermediación, pero sobre todo, de romper el núcleo de cooperación DNCD-micro-traficantes. Esperemos que las acciones anunciadas no terminen en el discurso mediático y que en corto tiempo volvamos a la rutina anterior.