Por: Mayobanex De Jesús Laurens

Con una dirección política actuando de forma unilateral, sin una estrategia definida de defensa ante la campaña de descrédito levantada, se inicia la erosión de una gestión con más logros positivos que negativos.

Destape de denuncias alegres de los mismos funcionarios y dirigentes hablando de corrupción en el gobierno, pero resulta que ellos mismos no son capaces de señalar a los responsables, y con sus declaraciones enlodan a todo el gobierno.

Un mal manejo de las informaciones ante los ataques de los periodistas vinculados a la oposición política conducen al levantamiento de una ofensiva bien dirigida, cuyo objetivo inmediato es descalificar a los funcionarios para extrapolar la campaña de calumnias al gobierno, al presidente y al partido que dirige, a sabiendas de la importancia del proceso electoral del 2010.

¿Quiénes están cuestionando? ¿No son acaso los mismos de las tres gestiones de gobiernos más funestas, corruptas y destructivas que ha conocido la historia dominicana? ¿No son los mismos ángeles del Demonio, que se presentan con la máscara de la bondad en la oposición y cuando llegan al poder exhiben los colmillos para desangrar la economía dominicana?

¿Qué pasa con los miembros del comité político de ese partido, que han permanecido callados? ¿Que se cuece por debajo de la mesa, colando informaciones al contrario para dañar honras con un propósito determinado?

El objetivo es ?cualquierizar?, igualar o presentar al Partido de la Liberación Dominicana, a sus dirigentes y los funcionarios del gobierno que representan con los peores calificativos, para avergonzarlos ante el ciudadano común buscando que las mayorías adquiridas con los trabajos políticos y la obra de los gobiernos peledeístas estén minimizadas.

No hay comparación ni la habrá. Sus gobiernos han sido desastres nacionales. Uno se conduce al suicidio al descubrir el mal manejo de sus funcionarios. El de la ?esperanza blanca? terminó pidiéndole a los dominicanos que comieran piedra: Generaron una espiral inflacionaria de proporciones cuando dejaron flotar el dólar y terminaron produciendo la penosa matanza de abril de 1984 a los dominicanos que salieron a protestar por la crisis y la corrupción.

El guapo de Gurabo culminó la tercera gestión fallida de un partido cuyos dirigentes son expertos analistas en la oposición, pero que cuando llegan al poder acaban con la patria. Todos conocemos la historia reciente del ultimo gobierno perredeísta, en el cual la tasa del dólar llegó al 58 por 1, se produjo la quiebra de tres importantes bancos de nuestro país, la inflación llegó a su máximo nivel histórico, subiendo los precios de todos los bienes y servicios, mientras la tasa de desempleo aumentó cinco dígitos, perdiéndose más de 600 mil empleos.

Si la amnesia no nos perfora el cerebro, debemos recordar que las tasas de interés bancarias en el ultimo gobierno del PRD llegó al 50%; el sistema financiero estuvo al punto de colapsar; la economía decreció, manejándose el PIB en negativo; las reservas en dólares en el Banco Central se esfumaron por completo; duplicaron la deuda externa y no construyeron una sola obra de importancia que hoy los ciudadanos dominicanos recuerden y valoren; la corrupción y el narcotráfico alcanzaba a los propios funcionarios cercanos a palacio.

Pero, a pesar de la historia de desaciertos de los gobiernos perredeístas, los peledeístas insisten en facilitar las cosas al contrario, con acciones inconsecuentes, estúpidas y una defensa tímida a su gobierno.