Por: Mayobanex De Jesús Laurens

Iniciar un plan de denuncias contra una institución, generalizando sobre necesidades acumuladas de antaño, y restregando las deficiencias como responsabilidad de la gestión actual, me hizo entender que el propósito era llamar la atención sobre una línea de comunicaciones bien dirigida a un objetivo.

Mas, cuando comienza a difundirse el nuevo mensaje, llamando a los comunitarios a presentar los problemas que aquejan a sus comunidades y las faltas cometidas en las instituciones estatales por sus funcionarios, me llenó de alegría entender que la iniciativa realmente obedece a un a línea de defensa de las olvidadas diez provincias del sur.

Me refiero, lógicamente, al mensaje que está difundiendo Empresas Radiofónicas, a través de la gran cadena de emisoras que tiene en toda la región suroeste, en el cual manifiesta la intención de poner ese importante grupo de medios de comunicaciones al servicio de las provincias sureñas, para que los comunitarios puedan hacer las denuncias de los agobiantes problemas que aquejan a sus comunidades.

Lo anterior debe ser aplaudido por todos los moradores del sur, sobre todo por los dirigentes políticos y representantes de la llamada sociedad civil. Es una excelente oportunidad para que por fin se nos escuche; que nos hagamos valer; que nuestras inquietudes lleguen a los oídos de los responsables de ejecutar las obras y atender las necesidades denunciadas.

Pero las denuncias no deben solamente limitarse a funcionarios estatales, dirigentes políticos y gobierno central. Se debe incluir también a los congresistas; a los síndicos y a los representantes del sector privado de cada provincia del sur-suroeste.

Es cierto, en el sur tenemos demasiada deuda social acumulada: carreteras deterioradas; comunidades sin calles, sin acueductos y sin servicio eléctrico; obras paralizadas desde hace años; necesidades de escuelas, liceos y centros de salud; falta de empleos para los jóvenes; expansión del tráfico de drogas y de la delincuencia.

También tenemos ayuntamientos infuncionales, que gastan el presupuesto en pago de salarios a vocingleros para que los defiendan. Un sector privado en las comunidades que no aporta ni contribuye con su desarrollo. Empresas extranjeras y nacionales que aportan muy poco de los beneficios que obtienen.

En fin, Empresas Radiofónicas nos brinda la gran oportunidad de expresarnos y exigir que se cumpla con las promesas de campaña; que los funcionarios actúen; que los síndicos ejerzan la función para la cual fueron electos; igual los legisladores; por demás el propio presidente de la República.

Felicitamos a Empresa Radiofónicas por la iniciativa y rectificamos nuestra crítica anterior por el primer mensaje difundido, en el cual se hacía alusiones a muchas necesidades acumuladas en Educación, pero que no es menos cierto que el presente gobierno ha sido el que mayor cantidad de recursos ha invertido en esa área, y la de mayor avance en los últimos años.