Por: Mayobanex De Jesús Laurens

Los peledeístas viven una realidad que deberán ir asumiendo como tal en la medida en que transcurren los días y se acercan los procesos electorales de medio término y presidencial.

Los comités político y central de la organización oficialista tendrán que trabajar duro para establecer las normativas en los procesos de selección de candidaturas municipales legislativas y luego presidenciales. Pero también está de por medio el proceso interno de reestructuración de los organismos del partido, debido a que todos han expirado en el tiempo establecido.

Lo correcto es que la reestructuración de los organismos de bases se deje para después de las elecciones del año entrante. Distraerse en la selección de direcciones orgánicas, que de seguro traerán fisuras, no es lo más aconsejable por ahora.

Soy de opinión que el comité político del PLD debe incluir a todos los posibles aspirantes a candidaturas en cada municipio del país en un listado y con el mismo realizar una profunda encuesta, la cual contemple todas las características que los electores estén buscando en los candidatos a cargos municipales y legislativos. Para el referido muestreo de opinión se deben contratar unas tres firmas de prestigio internacional.

Una vez tenido los resultados de esos muestreos, se deberá convocar a la dirigencia nacional del Partido de la Liberación Dominicana para darle a conocer los resultados de las encuestas y la posición del comité político respecto a las mismas, con la escogencia de los que presenten mayores porcentajes en las mismas.

Lo anterior evitaría que el PLD se desangre, que afloren las divisiones internas y la posibilidad de que los recursos no se dilapiden y se inviertan en la campaña de los candidatos seleccionados. Además de que se iría a unas elecciones internas con candidatos de los cuales se conocen sus posibilidades reales.

Concluidas las elecciones del 2010, lo mejor es que el Partido de la Liberación Dominicana se aboque a la renovación de sus organismos de bases cuanto antes, definiendo con antelación cual será el padrón de miembros a utilizar y su depuración. Con las nuevas estructuras ya seleccionadas en cada municipio y seccionales del exterior, se abren las puertas para reglamentar el proceso de escogencia del candidato presidencial del PLD para las elecciones del 2012.

Para ese proceso, la organización oficialista debe permitir la promoción a destiempo de los aspirantes, para que presenten su perfil a la población, se conozcan sus cualidades y planes de trabajo y puedan desarrollar todas sus potencialidades como precandidatos presidenciales. Aquí no es necesario hacer encuestas internas, pues los medios de comunicaciones nacionales estarán en competencia en esos menesteres.

Figuras presidenciales en demasía tiene el Partido de la Liberación Dominicana. Siguiendo un orden alfabético están: Danilo Francisco Javier, Franklin, Jaime David, José Tomás, Julio César, Margarita, Radhamés, Rafael, Reinaldo, entre otros. Cada uno de ellos tiene más cualidades políticas que el seguro candidato del mayor partido de la oposición. La grandeza del otro estriba en el partido que lo representa, y en contrapeso está el PLD, actualmente la mayor organización política del país.

En un proceso interno en el PLD, con las anteriores figuras presidenciales que hemos señalado, está claro que los más votados serían Margarita Cedeño y Danilo Medina. Si ?La doña? decide presentarse como precandidata a la presidencia y obtiene el permiso de su esposo, de seguro que su carisma, talento y empuje de sus adeptos la llevarán a ser la candidata presidencial.

Es cierto que Danilo cuenta con una fuerza considerable a lo interno del Partido de la Liberación Dominicana capaz de superar a cualquier aspirante. Pero Margarita representa una figura fresca, inteligente, con una personalidad que resalta y además contará con el aval de todos los simpatizantes del presidente Leonel Fernández.

Me hubiera gustado ver una fórmula Danilo-Margarita para el 2012. Esto representaría la unificación total del PLD. En ella estarán representados ambos sectores: danilistas y leonelistas. Con el apoyo de Leonel, con el empuje del PLD y con la fuerza del gobierno, la organización morada sería de nuevo un hueso duro de roer y la posibilidad real de ganar las elecciones.

Falta mucho tiempo. Lo bueno ha sido que el pacto impulsado por el presidente Fernández se hace a tres años de las elecciones presidenciales, lo que permite a los peledeístas ponerse de acuerdo y poner en movimiento todas sus estrategias. En eso son muy buenos y ya saben como se hace política en la República Dominicana.