La realidad del celo contra A Rod

Por: Mayobanex De Jesús Laurens

No hay dudas de que la juventud es la causa de decisiones inoportunas y hasta reprochables que puedan tomar en su momento muchas personas, máxime si de repente se encuentran rodeados de todos los medios económicos para disfrutar de las bonanzas que la vida les guarda a los afortunados.

Cuando se nace en cuna de pobre y la única herencia que te aguarda es el sacrificio y la angustia de tus padres, el sentimiento interior conduce a buscar las oportunidades para transformar la marginación en una oportunidad, siendo el talento y las potencialidades el motor para lograr metas que parecerían inalcanzables.

Una vez ocurridos y dados a conocer esos errores, cuando se es una figura de trascendencia en el momento, lo normal es que la opinión pública se vuelque en todo tipo de cuestionamiento a tu persona y a las hazañas logradas.

Del 2003 al 2009 han transcurrido muchos años durante los cuales se pudieron dar a conocer los resultados de las muestras tomadas y las personas incluidas en el informe de los “notables 104”, pero que de forma selectiva se ha seleccionado al más impactante del grupo.

Quiénes son los otros 103; porqué se esperó hasta ahora para publicar un nombre selectivo; porqué la hipocresía de los medios discriminatorios no señalan la realidad de lo que realmente está sucediendo en la liga con todos los equipos y sus jugadores.

Cómo viene ahora a decir, con semejante descaro, un señor que había admitido en su campaña que en una ocasión probó cocaína y marihuana, que “se siente decepcionado del extraordinario jugador de los Yankees de Nueva York.

Soy de los que condeno el consumo de sustancias prohibidas en el deporte, sobre todo cuando se busca hacer trampa para fortalecer condiciones del organismo que le permitan mayor rendimiento, lo cual se convierte en una competencia desleal con los demás compañeros que buscan metas productivas en el juego en base a sus cualidades naturales.

Pero resulta extraño que la persona que otrora era vendida por la mayor liga de beisbol del mundo como la nueva figura carismática y con probabilidades de romper los récords de los grandes en buena lid, de repente se levante una campaña implacable contra su figura.

Simplemente lo acontecido se resume en una cosa: los gringos sentían orgullo de un jugador que lo consideraban nacido y criado en Estados Unidos. Su participación en el anterior clásico de béisbol impulsaron las simpatías de esa nación hacia el jugador de padres dominicanos. Su anunciada decisión de participar en el próximo clásico de béisbol por la República Dominicana, pautado par el mes de marzo, representa la causa real de la publicación de su nombre, de una lista de 104.

Haciendo honor a su naturaleza paternal, ha expresado que usó sustancias prohibidas del 2001 al 2003; consideró de estúpidas y producto de la juventud de ese momento el consumo de esteroides anabólicos y sus lágrimas reflejaron la sinceridad de un jugador que ha sido víctima de una corriente en las grandes ligas y que la hipocresía de los ejecutivos de la liga se niegan a reconocer que ha estado presente en casi todos los jugadores, y que hasta el 2004 no se habían establecido sanciones para tales hechos.

Estamos contigo, Alex Rodríguez. Podrías haber nacido en el gran país del norte, pero tus raíces paternas te llevaron a declarar participar por la República Dominica en clásico de marzo de este año. Ese, sencillamente ha sido el móvil de sacar a relucir esa publicación de un informe interno de la liga.