Los “veedores” del Baninter

Causa sospecha que entidades que estuvieron al lado de los banqueros condenados por el fraude en Baninter, ahora quieran “vigilar” la venta de los escasos bienes recuperados

Por Ricardo Rojas León / El Caribe

La semana pasada la Fundación Justicia y Transparencia y la denominada Alianza Dominicana Contra la Corrupción (Adocco) anunciaron el inicio de una “veeduría ciudadana” del proceso de venta de los bienes del saqueado Banco Intercontinental.

Como me une una amistad con Trajano Vidal Potentini, líder de ambas entidades, había evadido referirme a sus constantes intervenciones sobre el caso Baninter. Sin embargo, en esta ocasión creo que debo formular algunas precisiones.

Lo primero que los abogados que dirigen la Alianza y la Fundación deberían saber es que –por aplicación del art. 65, a) de la Ley Monetaria y Financiera- los bienes del Baninter vienen siendo realizados desde hace cinco años por una Comisión de Liquidación Administrativa (Clab), integrada por tres personas de una probada solvencia moral y un reconocido prestigio profesional.

Los bienes cuyo traspaso a la Clab fue ordenado judicialmente comenzarán a ser puestos en condiciones de ser liquidados, cuando la Oficina de Custodia de Bienes Incautados decida cumplir la sentencia que lo dispuso, así como la resolución del Comité Nacional contra el Lavado de Activos, que el 18 de julio pasado también ordenó su entrega inmediata.

Los bienes incautados al Baninter, en su mayoría medios de comunicación, tienen un sinnúmero de problemas -legales, técnicos, operativos y de gestión-, que deberán ser resueltos antes de su venta en pública subasta.

La culminación de ese proceso puede tomar dos o tres años, pero para entonces me permitiré sugerir públicamente y por escrito, que se investigue en forma minuciosa a cada uno de los licitantes, para evitar que vinculados, testaferros o simples apoderados de los ex banqueros que saquearon al Baninter, utilicen los dineros defraudados en la compra de esos bienes.

En segundo lugar, causa extrañeza que los directivos de la Alianza contra la Corrupción y la Fundación Justicia y Transparencia pretendan erigirse en “veedores ciudadanos” de la parte final de un proceso judicial en el que tomaron partido.

Todo el mundo sabe que estos distinguidos ciudadanos sirvieron a la causa de los imputados del fraude de Baninter, y que todas sus intervenciones públicas fueron coincidentes con las de los abogados de los banqueros convictos por lavado de dinero y otras infracciones graves.

De todos modos, bienaventurada sea esta “veeduría ciudadana” sobre los bienes del Baninter. 

Quizás ella les permita comprobar que siempre estuvieron del lado equivocado.
Ricardo Rojas León es abogado