Diariodominicano.com

A Pleno Sol

Señora Ley

Por Manuel Hernández Villeta

La justicia es uno de los estamentos básicos de la sociedad. En ocasiones ha sido zarandeada y golpeada, pero en otras se ha mantenido firme. Hay hoy jueces y fiscales de carrera y la mayoría con alto grado de responsabilidad.

Siempre tiene la justica que actuar con mucho comedimiento. De lo que se trata es de aplicar penas a los responsables y excusar a los inocentes. La justicia tiene que actuar sin culpables favoritismo, pero, eso si, esgrimiendo todo el puño de la ley.

El primer decreto y juramentación del presidente Luis Abinader fue al designar al procurador independiente. Es una gran responsabilidad por delante, y el pueblo espera los próximos pasos a dar.

No puede haber retaliaciones ni venganzas en la aplicación de justicia. La equidad se debe mantener por siempre. La majestad de la ley es ser impertérrita a las presiones internas y externas. Con la decisión del presidente Abinader queda por ver ahora los grados de responsabilidad de la justicia.

Cualquier expediente que sea instrumentado no puede estar sometido a la presión de la voz callejera, sino en la preparación de una minuciosa investigación. La somera investigación es la piedra fundamental para tener una justicia independiente..

Se debe tener en cuenta que hay que evitar los tremendismos. La justicia es eficiente cuando actúa con calma, analizando todos los factores, y viendo cual es la correlación de fuerzas. Ahora mismo, la turba-multa pide sanciones, pero las investigaciones deben ser imparciales.

La justicia es uno de los poderes del Estado que más ha sufrido a lo largo de los años. Cada cual quería un juez o un fiscal hecho a su medida. En épocas pasadas desde oficinas de abogados se llegó a dictar las sentencias.

Con los fiscales y jueces de carrera el panorama va cambiando, pero queda todavía mucho por hacer. La justicia debe redefinir pàsos, no solo para los grandes expedientes, sino para la situación del día a día del hombre de la calle.

Hay que cambiar la conducta de trancar a un ciudadano y dejarlo por años en las cárceles mientras se hace la investigación. Como en los países civilizados, debe ser lo contrario. Primero investigar y después trancar.

La policía también tiene que modernizar su sistema de investigación. Hay áreas nuevas en la comisión de los delitos, que tienen que ser adecuadas a los tiempos modernos. Eso es fácil si hay buenas intenciones.

La adecuación de la justicia a las necesidades de los dominicanos no puede ser un espejismo de un día, sino una labor para que dé resultados a largo plazo. Un país civilizado, necesita una justicia fuerte y responsable. ¡Ay!, se me acabó la tinta.