Diariodominicano.com

A Pleno Sol

Otros retos del gobierno

Por Manuel Hernández Villeta

La educación nacional está paralizada, el gobierno se puede tomar su tiempo para abrir los colegios y escuelas, lo más sensato es que las clases, por cualquier modalidad, se impartan desde el mes de enero.

Tiene que haber una posición clara desde el lado gubernamental de que no hay las mínimas condiciones para abrir las escuelas en este mes. Sería una locura, con un alto precio a pagar en el futuro.

Todo lo referente a la justicia debe ocupar su lugar. La turbamulta no puede obligar al gobierno a iniciar persecuciones políticas en medio de dos crisis, la de salud y la económica. A su debido tiempo, sin tardanzas ni vacilaciones, se deberá enfrentar el tema de la corrupción y la aplicación de justicia.

La acción de la justicia es básica para levantar las columnas de una sociedad civilizada, pero acciones de persecución se tienen que llevar a cabo sin pasiones y sin temores. Cada cosa en su momento y ahora lo más importante es el tema de la salud, los otros son secundarios.

Con el tema de la pandemia se descuidó la seguridad ciudadana en el país. Es momento de endurecer la muñeca con la implementación de una verdadera política de seguridad ciudadana, y exterminación de la delincuencia.

En cuanto a la administración pública, es vital una reordenación. El sistema público es un caos, sobre todo motorizado por el clientelismo político. Debe quedar en el olvido, el viejo método de nombrar por la presentación de un carnet del partido.

Un hombre de universidad como Luis Abinader sabe que se tiene que dar prioridad a los concursos para ocupar puestos. Todos los gobiernos tienen sus compromisos políticos, pero cada cual debe alcanzar la posición para la que tenga capacidad.

Es una necesidad, la eliminación de dependencias del Estado que son obsoletas y que tienen duplicidad de funciones. De hecho, es esperanzador que el presidente ya anunció que se van a eliminar algunos departamentos que únicamente sirven para acomodar las botellas.

Abinader tiene una gran obligación de ampliar las relaciones exteriores de la República Dominicana. En el pasado gobierno se logró dar un paso trascendental de establecer relaciones con China, lo cual debe ser ampliado por la actual administración.

Tenemos que tener buenas relaciones con todos los países del mundo, pero manteniendo siempre bien claro que nuestra soberanía es innegociable, y que no toleramos injerencias de nadie en temas internos. ¡Ay!, se me acabó la tinta