Diariodominicano.com

Los afanes del PLD y PRM

Franklin Almeyda Rancier

Vale preguntarse ¿por qué los afanes desde los litorales del PLD y del PRM en lanzar una guerra de encuestas, los del Palacio Nacional esforzándose en aparecer en segundo lugar, como si fuera un empate técnico, y el PRM mostrándose ganador en primera vuelta? Ambos, ¿por qué tanto interés en presentar a Leonel en una tercera posición?

Las respuestas a esas dos preguntas están a la vista, sólo que escondidas en un montón de malezas que crea la burbuja mediática y con encuestas de escritorios, no de trabajo de campo.

El PLD se dividió al salir de esa organización un nutrido número de dirigentes encabezados por Leonel Fernández. En ese momento ese partido tenía un posicionamiento de un 54%, aproximadamente; la salida de ese nutrido número de dirigentes, arrastró una porción importante de su membresía, lo que sigue sucediendo indeteniblemente.

El desangramiento del PLD ni con torniquetes ha podido ser detenido. Ese desplome se agravó con la tozudez de Danilo Medina que, desbordando los límites del Poder, pretende ser un "Trujillito del Siglo XXI" imponiéndole a esa organización partidaria un candidato que no sabe hablar y sólo conoce de hacer fortuna ajena desde el poder.

Ese hecho recuerda el último títere presidencial que colocó Trujillo, su hermano Hector Bienvenido Trujillo (Negro), que tampoco hablaba; lo puso para bajar la presión internacional y seguir en el poder, simulando cambios de mandos políticos ante las sanciones de la OEA por atentar contra Rómulo Betancourt, entonces Presidente de Venezuela, y de la acción patriótica militar del 14 de Junio de 1959.

El PLD necesita colocar a Abinader como su contendor para presentarlo como una amenaza política a la parte de la membresía que retiene la cúpula peledeista.

En este mismo sentido, los "estrategas" (¿?) de Abinader ya se han dado cuenta de que su candidato no crece más de un 46%; el otro 54% está distribuido entre Leonel y lo que está esforzándose en retener la cúpula oficialista.

De ahí que los afanes de ambos, PRM y PLD, como si fueran aliados, es contrarrestar la capacidad y manejo experimentado que va dándole Leonel a la crisis sanitaria y las derivadas de ésta, la crisis económica y la crisis social.

Ambas organizaciones se ven improvisando y no encuentran cómo atajar a Leonel. Encontraron un túnel oscuro y por ahí se metieron, consiste en las dos hacer ruidos de contra-acusaciones sobre el tema del narcotráfico de drogas. Se acusan de cuál organización es más que la otra.

El sábado pasado la prensa trajo esta información: "El Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) pasó balance ayer a todos los aspectos relacionados con las elecciones del 5 de julio y acordó seguir presentando a la sociedad casos que demuestran el presunto vínculo del Partido Revolucionario Moderno con personas ligadas al narcotráfico internacional (...) No obstante, de las filas perremeístas también han presentado denuncias similares contra el PLD" (Periódico Hoy, sábado 20 de junio 2020).

Como puede verse, ambas organizaciones buscan polarizar y utilizan un tema para demostrar cuál tiene más narcotraficantes en sus filas. Pero la población dominicana y mundial está agobiaba por tres crisis que podrían llegar a ser cuatro. La población dominicana, en su inteligencia colectiva, sabe cuál es el camino seguro.