Diariodominicano.com

La Política en RD, ¿entre negocio y fanatismo?

Manuel Díaz Aponte

Cuando la política deje de ser un negocio para influenciar el poder de decisión de los más empobrecidos habrá mayor prosperidad entre los dominicanos.

En cada elección presidencial se cuestiona el uso de los recursos públicos para beneficiar al candidato oficialista en evidente desigualdad de competición con sus contendores.

Se conforman estructuras propagandísticas y las bocinas gubernamentales lanzan diatribas intentando frenar vanamente el crecimiento e incidencia de la oposición.

La Ley Electoral de la República Dominicana No. 275-97 en lo concerniente a la contribución a los partidos políticos expresa en su artículo 55: "Solo se considerarán lícitos los ingresos provenientes del Estado canalizado a través de la Junta Central Electoral y las contribuciones de personas físicas, quedando terminantemente prohibido la aceptación de ayudas materiales de grupos económicos, de gobiernos e instituciones extranjeras y de personas físicas vinculadas a actividades ilícitas".

Sin embargo, frecuentemente se formulan denuncias de que sectores del narcotráfico han "permeado" las finanzas de algunos partidos.

Estas elecciones extraordinarias son muy especiales porque tendrán un protocolo distinto a las anteriores por la pandemia del Covid-19.

Las exposiciones de los candidatos se han resumidos en entrevistas en la televisión y varios spot. Pero Gonzalo Castillo, del Partido de la Liberación Dominicana, ha rehuido hablar de su programa de gobierno. Algunas cápsulas previamente grabadas proyectan lo que pretende hacer si obtiene la victoria.

En cambio, Luis Abinader, candidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno (PRM) y el ex presidente Leonel Fernández por la Fuerza del Pueblo (FP), han participado en varios eventos, incluyendo entrevistas con periodistas.

Los Cacerolazos

Otra novedad, a pocos días para la cita del 5 de julio el intenso sonido de los cacerolazos contra el gobierno volvió a sentirse en edificios de las capas altas y medias de Santo Domingo, como queriendo enviar un claro mensaje. ¿Cuál será?

Evidentemente que afecta la proyección del aspirante presidencial gobiernista, anticipándose que habrá más cacerolazos hasta días previos a las votaciones.

La praxis política como ciencia social es una herramienta hermosa que permite transformar y crear paradigmas en la sociedad, desde luego, cuando la asumimos en perspectiva de cambios, innovaciones, contribuciones y base para una nueva realidad.

Juan Pablo Duarte, fundador de nuestra nacionalidad es el político más íntegro que hemos tenido porque además de sacrificar su propia existencia por sus ideales, como persona fue ejemplo de honestidad e integridad.

Jamás puso en ventas sus principios a cambio de beneficios personales, y su norte siempre estuvo dirigido a fortalecer y salvaguardar los cimientos e intereses nacionales.

"Mientras no se escarmiente a los traidores como se debe, los buenos y verdaderos dominicanos serán víctimas de sus maquinaciones", una de las orientaciones más emblemáticas del insigne patriota que no debemos olvidar.

Vivimos en un espacio social de degradación continua de la esencia de la política, y ello se refleja en personas que buscan ascender a través de posiciones públicas corrompiendo y corrompiéndose asimismo con el único interés de amasar fortunas indebidamente.

El Estado ha sido convertido en su principal plataforma de crecimiento de un patrimonio ilegítimo porque está cubierto por la gruesa cortina de la corrupción al amparo del poder.

Prácticamente no hay ningún estamento estatal en el país que no esté manchado por la sangre venenosa del peculado, a la cabeza el Poder Ejecutivo; Congreso Nacional y el Poder Judicial.

Transparencia Internacional nos sitúa entre uno de los países mas corruptos en el mundo, con debilidad institucional que impide el funcionamiento de un sistema judicial independiente del gobierno central.

Viejas Necesidades

En 50 años de democracia la deuda social acumulada es de tal magnitud, que aún en 2020, millares de hogares dominicanos carecen de agua potable; falta de energía eléctrica, los sistemas de drenajes y alcantarillados pluviales y sanitaros no funcionan en muchas ciudades, el déficit habitacional aumenta, los desperdicios convertidos en fuentes de contaminación ambiental, hay miles de casas techadas de zinc y piso de tierra y gentes que se acuestan sin cenar.

Políticos con limitados niveles educacionales hoy poseen enormes riquezas, algunos de ellos provenientes del influyente círculo de funcionarios que el ex presidente Joaquín Balaguer "detuvo" en la puerta de su despacho en el Palacio Nacional.

Balaguer quiso "minimizar" la corrupción en sus gobiernos expresando irónicamente que eran casos aislados, aunque reconoció que hubo más de 300 nuevos millonarios entre sus burócratas.

¿Cuántos surgieron en los últimos treinta años? Juan Bosch, quien gobernó durante siete meses (27 de febrero de 1963-25 de septiembre de 1963), fue víctima de un golpe de Estado. Es uno de los políticos más honestos en la historia moderna del país.

Y fue fundador de los Partidos Revolucionario Dominicano y de la Liberación Dominicana ambos seriamente cuestionados en el manejo de los fondos públicos. Es decir, los alumnos no siguieron las directrices de su profesor, salvo honrosas excepciones.

El PRM, es quien representa el cambio. Y por no haber gobernado todavía, no puede ser tildado de corrupto y su ascenso vertiginoso en el sentir popular dominicano crea grandes expectativas.

El debate civilizado entre los principales candidatos presidenciales debió de haberse efectuado, para así conocer profundamente cómo piensan, cuáles son sus propósitos y sus iniciativas a favor del pueblo dominicano. De esa manera, evitaríamos tantos improperios, mentiras y bajezas verbales difundidas especialmente en las Redes Sociales.

Mafia Política

Los tres diputados reformistas que protagonizaron el deprimente espectáculo en la Cámara Baja para aprobar la extensión del toque de queda por 17 días más, deben entender que el despreciable "hombre del maletín" solo contribuye a desacreditar nuestro modelo democrático.

Hay legisladores con tres décadas en el Congreso Nacional a quienes debemos preguntar: ¿Cuál ha sido su aporte al país desde la curul que ostentan? Apenas levantan las manos para aprobar las iniciativas que favorecen a sus bolsillos.

El Padre de la Patria, Juan Pablo Duarte, sí que tenía una clara apreciación sobre la utilidad de la política, cuando sentenció que: "La política no es una especulación; es la Ciencia más pura y la más digna, después de la filosofía, de ocupar las inteligencias nobles".

Artículo de Manuel Díaz Aponte