Diariodominicano.com

A Pleno Sol

Salir crisis económica

Por Manuel Hernández Villeta

La reingeniería de la economía no ha comenzado todavía. Se están abriendo comercios e industrias, pero no volverán al mismo método de trabajo. Tienen obligatoriamente que introducir cambios, para poder subsistir en un mercado de tanta competición y poco circulante.

Los únicos que han salido bien parados de esta crisis son los grandes supermercados. Han dado demostración de fuerzas pudiendo soportar las colas inmensas de sus clientes comprando mercancías, y manteniendo los estantes llenos. Hay ahora mismo que pensar en el reabastecimiento.

La industria y el comercio tienen que variar su forma de hacer negocios. No es solo un problema de la República Dominicana, sino una amplia crisis en el mundo. Apenas si nosotros somos la parte final de esa lanza que ha chocado contra una columna- enemigo de acero, como es el coronavirus.

En el plano inmediato, esos empresarios se tienen que volcar a utilizar los medios electrónicos y la tecnología de punta, lo cual obligatoriamente termina con despidos masivos de personal no capacitado ni tecnificado.

He conversado con empresarios de fina sensibilidad y dicen con pesar que es muy difícil que puedan volver a emplear el cien por ciento de sus trabajadores. A lo más que podrían llegar es a un 50 o 55 por ciento.

Pero en la crisis es que surgen los negocios fuertes, y se levantan las empresas sólidas, por lo cual hay la esperanza de que en un plazo, que necesariamente será largo, ese millón que ahora corre el riesgo de quedar en la calle, encuentre nuevas ocupaciones.

Pero hay factores fuera del área de influencia de esos empresarios que tiene mucho peso en la situación económica, que irremediablemente va por senderos de crisis, aunque es posible salvar al paciente. Eso sí, tratando la reactivación en un plano de realismo y sin pasiones.

No está al alcance del gobierno ni de los empresarios normalizar el envío de las remesas de los dominicanos que residen en el exterior, o de que fluya de nuevo en todo su esplendor la industria del turismo. Lo incierto de la prima del dólar es causa de la inestabilidad de los mercados mundiales, con la suerte del manejo local.

La mayoría de los empresarios plantean que se puede crear una crisis de grandes proporciones ante la poca disponibilidad del dólar y el alza acelerada que registra la tasa de cambio. Dicen estar esperanzados en que esta situación se corrija.

Mientras que el Banco Central inyecta hasta 60 millones de dólares diarios, para frenar el alza de la prima. Su gobernador, Héctor Valdez Albizu, dice que la situación de la prima se debe a la baja en la actividad económica y en el envío de las remasas, además del cierre de las actividades turísticas.

Empresarios y gobierno están trabajando en la reactivación de la economía, pero no se pueden hacer milagros. Estamos en la antesala de una de las grandes crisis económicas de la República Dominicana, a un paso de un cambio de gobierno y con los mercados internacionales congelados. Pero hay que mantener la esperanza para seguir adelante. ¡Ay!, se me acabó la tinta.