A LA PANDEMIA COVID LE SIGUE LA PANDEMIA MINERA

Por Narciso Isa Conde

El reordenamiento de la dominación capitalista norteamericana post-pandemia COVID pasa no solo por el incremento del poder de las corporaciones del negocio de la salud y de los emporios relacionados con la micro-electrónica, sino además por un híper-saqueo minero global.

Entre los sectores industriales y energéticos, la minería metálica es una de las actividades de extracción más importantes en la actualidad, al punto que se puede afirmar categóricamente que sin ella el capitalismo no produciría ni equipos de cómputos, ni internet, ni celulares, ni robots, ni cerebros electrónicos.

Sin minerales como el oro, níquel, litio, "tierras raras", diamante, cobalto, titanio, coltan... la llamada tecnologías de punta sucumbiría.

· MODELO HIPER-NEOLIBERAL Y VARIACIONES EN PATRONES DE ACUMULACIÓN DE RIQUEZAS Y GENERACIÓN DE GANANCIAS.

En la medida entra en crisis el modelo financiero-especulativo, dinamizado anteriormente por estas tecnologías, las mismas se expande a otros escenarios del gran capital: sistemas de salud, seguridad, comunicación, industria militar, inteligencia y control social, tele-trabajo... y crece el énfasis en el retorno a la economía real con un fuerte acento en la híper-explotación de recursos naturales de alta rentabilidad.

Así la minería metálica privatizada, que es economía real con alto poder para enriquecer y empobrecer a la vez, conectadas a innumerables procesos industriales monopolizados, muchos de ellos estrechamente relacionados con procedimientos capaces de disparar la productividad del gran capital privado (prescindiendo en alto grado de la fuerza de trabajo humano) tiene al parecer un rol destacado en el diseño imperial de la recuperación y reapertura económica post-pandemia.

Igual va de la mano del negocio de la militarización y las guerras de diversas intensidades.

No es que la intensión sea totalmente nueva, sino que estuvo frenada en muchos casos por la conciencia ambiental acumulada, en tanto en no pocas regiones del planeta las corporaciones mineras apuntan siempre contra países ricos en minerales estratégicos, pero cada vez más pobres en cuanto a recurso agua.

Ahora se pretende aprovechar la depresión de las economías para forzar ese despropósito, argumentando que la minería extractiva pasa ser uno de las actividades industriales imprescindibles para "salir del hoyo", aunque nos deje montones de hoyos.

Los cañones de las mineras globales, con sede en EEUU, Canadá, Inglaterra y Brasil apuntan sobretodo contra África y contra Nuestra América, continentes donde no pocos yacimientos de oro, níquel, litio, tierras raras, diamante, cobalto, titanio, coltan...se encuentran en las cercanías de nacimientos y cuencas de ríos, presas, lagos y lagunas; precisamente colindando con las fuentes y reservorios de agua que tozudamente perduran luego de siglos de depredaciones y saqueo.

Me refiero a las 10 principales mineras del planeta:

· BHP Billiton.Vale. Rio Tinto. Anglo American.Freeport-McMoRan Inc.Barrick Gold. Teck.Goldcorp. Newmont Mining Corp.Alcoa.

También a las 10 empresas mineras del oro más importantes del mundo, algunas en ambas listas:

· Barrick Gold (TSX:ABX,NYSE:ABX) ...Newmont Mining (TSX:NMC,NYSE:NEM) ...AngloGold Ashanti (NYSE:AU) ...Goldcorp (TSX:G,NYSE:GG) ...Kinross Gold (TSX:K,NYSE:KGC) ...Newcrest Mining (ASX:NCM) ...Navoi Mining and Metallurgical Combinat.

Más que cohetes, son misiles con alto poder destructivo, que dan siempre en el blanco cuando son ayudados por Estados y gobiernos sumisos frente a las embestidas imperiales.

Realidad presente en no pocas regiones y zonas preñadas de minerales estratégicos; agravada en tanto el desplome de sus débiles economías será tratado con nuevos procesos de endeudamiento, que postrarán y privatizarán sus Estados a niveles sin precedentes, convirtiéndolos en presas mucho más fáciles de la rapacidad minera de factura imperialista.

El antídoto al saqueo minero en cualquier situación, pero especialmente necesario en condiciones de crisis ambiental y escasez de agua, se llama soberanía. Y ésta, en muchos casos, ya ha sido mediatizada o reducida, ahora con tendencia a su anulación total, si en el corto plazo no hay respuesta popular en dirección contraria; situación que en el marco del brutal "ajuste" provocado por el COVID 19, le abre cancha a una especie de híper-neoliberalismo cibernético.

· EL CASO DE DOMINICANA Y HAITÍ.

La República Dominicana ya entró en una crisis ambiental y en fase inicial de crisis de agua.

Haití ha sido devastado, mostrando grados extremos de aridez y profunda crisis de agua.

La vida de esta hermosa isla caribeña está en peligro.

Ambos Estados y gobiernos, y las fuerzas predominantes en sus respectivos sistemas de partidos, responden a los designios de EEUU y potencias aliadas.

Sobre ambos territorios penden amenazas de corporaciones mineras en busca de oro, plata, níquel, cobalto, litio y titanio; ya con concesiones de explotación como son los casos de la vieja Falconbridge (FALCONDO) y la Barrick Gold, ya con profusas concesiones de exploración, coincidencialmente próximas a fuentes de agua.

La Barrick, reina del oro y del ecocidio a nivel mundial, parece ser la gran matrona.

La UNI-GOLD, que no es de dudar sus conexiones con Barrick, logró anular un Parque Nacional y está a punto de ser favorecida para explotar un enorme yacimiento de oro fronterizo, con pronósticos de daños irremediables a las pocas fuentes de agua a ambos lados de la frontera dominico-haitiana.

Otro tanto acontece con la GOLD QUEST en el suroeste del país, a punto de dañar todo el sistema de agua de unos de los valles más fértiles del país.

Mientras la propia Barrick Gold se apropia soterradamente de la concesión de la EVERTON, para con su licencia para matar explotar el oro de la Sierra de Yamasá, en las proximidades de la Capital y en el nacimiento de los ríos que la proveen de agua.

Más que una catástrofe ambiental está en marcha, mientras desde las altas esferas del Gobierno se insiste en la explotación de la minería metálicas como la panacea de la recuperación económica post-Covid

La sintonía local con el plan de restructuración del dominio del gran capital norteamericano es absoluta, tanto a nivel de gobierno como de la oposición electoral.

El problema es que sus impulsores obvian la conciencia ambiental, la indignación nacional-popular y la experiencia de lucha acumuladas, que tienden a provocar y relanzar sus nefastas pretensiones. Ese pleito esta "casao".