VIL AGRESIÓN

Por Narciso Isa Conde

A los Héroes de la Expedición de Junio del 59 que lo inspiraron. Al catorcismo, a Manolo, a Minerva, Tejada Florentino, María Teresa, Sina Cabral, Luis Gómez Pérez... a los muchachos y muchachas de las espaldas laceradas en "La 40" y los combatientes de abril. A su heroísmo. A sus sueños, ideales y combates.

Agresión, ofensa, manipulación perversa favorecida por renegados y ejecutada por campeones de la corrupción y la simulación. Protegida por la institucionalidad establecida, incluida la JCE, y por el silencio de una partidocracia pusilánime. Uso vil de sus colores y su hermoso himno. Pérfido intento de ensuciarlo.

Leonel Fernández y su canalla pretendiendo ser la continuidad de aquello inalcanzable desde sus letrinas políticas. Leonel, Diandino, Díaz Rúa, Guzmán Fermín y generales de horca y cuchillo, con montón de billetes robados en los bolsillos, cantado "llegaron lleno de patriotismo, enamorados de un puro ideal", refugiados en locales verdinegros, facilitados por el Gato Félix y la ya añeja traición petediana.

La suciedad exaltando la impureza y parapetándose detrás de ella. La corrupción a la honestidad. El entreguismo al anti-imperialismo. La cobardía al valor. El neo-trujillismo al anti-trujillismo. La simulación a la franqueza. La mentira a la verdad. El teatro a la realidad. Mafia política exaltando a revolucionarios/as íntegros/as.

Negociando hasta lo más sagrado. Intentando robarse o cualquierizar gestas revolucionarias y hazañas irrepetibles. Empeñados en traspasar su mugre a correntías límpidas. En asociarse en suciedades que incluyen la compra de franquicias partidistas para estafar a la sociedad. En disfrazar la delincuencia derechista con trajes izquierdosos comprados a alto precios a renegados metidos a comerciantes de la política.

Así las cosas, este crimen no debe quedar impune. El silencio predominante merece ser estremecido. No es aceptable permitir que estos tipejos se salgan con la suya, se burlen y hagan teatro de baja monta en medio de tanta sangre derramada y tantos sacrificios desinteresados.

Los principales beneficiarios de ese negocio turbio son personeros de la política rastrera, recostados al gran capital gansterizado, que no han tirado una solo piedra por la libertad y la soberanía de este pueblo; mientras la muleta traidora utilizada con esos fines ensució hace tiempo los aportes que pudieron hacer desde la izquierda.

No debemos tener miramientos en enfrentarlos ni en decirle al pueblo todas las verdades que posibiliten desmontar sus simulaciones. Hay que detener esa agresión al patrimonio inmaterial de nuestra querida Quisqueya, atreviéndonos a llenar sus bocas de porquerías cuando osen fingir de herederos de Manolo y las Mariposas de Salcedo.