EN PRIMERA FILA

IMPORTANCIA DEL SECTOR PRIVADO EN LA ECONOMIA

Mario Rivadulla

Próximo al cierre del año fiscal, el Banco Central acaba de publicar un

comunicado dando cuenta de que al 13 de diciembre pasado, las

entidades de intermediación financiera han canalizado préstamos a los

diferentes sectores productivos del país por 30 mil 212 millones de pesos,

a consecuencia de las medidas liberadoras del amplio exceso de encaje

legal de la banca comercial dispuestas por la institución rectora con la

finalidad de dinamizar las actividades económicas. La suma prestada

equivale al 88 por ciento del total de 34 mil 464 millones 600 mil pesos

que fueron autorizados por la Junta Monetaria.

Al establecer la categoría de los beneficiarios de los créditos facilitados,

tenemos que 8,075 recibieron sumas inferiores a 5 millones de pesos,

mientras que los restantes 784 por cantidades superiores

correspondieron a empresas grandes o proyectos de inversión de mayor

envergadura.

En cuanto a la disección de los sectores productivos que dispusieron de

mayor acceso al crédito, la Construcción y Adquisición de Viviendas

figuró en cabeza con un 25 por ciento del total ascendente a 7 mil 566

millones de pesos; seguido muy de cerca por el Comercio y las Mipymes

donde el desembolso fue de 7 mil 89 millones, o sea el 23.7 por ciento. El

sector manufacturero suscribió créditos por 5 mil 102 millones y el

agropecuario por 4 mil 297, representando el 16.9 y el 14.2 por ciento

respectivamente.

Fue sin dudas esta oportuna e inteligente decisión del Banco Central la

que, como reconoce la mayoría de los economistas, posibilitó reanimar la

economía que había caído en el proceso de ralentización. Y es la que

permitirá sin dudas, aún cuando no se dispone aún de la información

final de cierre de año, que el crecimiento de la misma alcance el 5 por

ciento o una cifra muy cercana.

Precisamente en relación con esta información y en consonancia con la

misma, el Barómetro Financiero Industrial que periódicamente publica

la Asociación de Industrias para dar cuenta de la marcha del sector,

destaca que el acceso al crédito de que ha gozado el mismo muestra una

escala ascendente al pasar del 46 por ciento en el 2017 al 59.70 el

pasado año y subir al 72.73 por ciento en el cursante. O sea, que en tres

años se ha incrementado en casi un 27 por ciento.

Como colofón, la categórica declaración del Ministro de Economía,

Planificación y Desarrollo, Juan Ariel Jiménez, que destaca en portada el

bien informado semanario El Dinero, al afirmar que "el sector privado ha

demostrado que es el motor de la economía dominicana", establece la

conveniencia de apuntalar el mismo brindándole el más amplio apoyo y

creando un clima atractivo de seguridad jurídica y facilidades para

incentivar la inversión de capital nativo y seguir atrayendo el extranjero

cada vez en mayor medida, a fin de desarrollar al máximo todo el

potencial de riqueza del país, impulsando la creación de una mayor

cantidad de empleos formales, fortaleciendo e incrementando el

crecimiento de la clase media y propiciando un mejor nivel de vida y

bienestar general.