EL TIRO RAPIDO

Si alguien dispone de probada y sobrada experiencia en materia de cálculos actuariales en el país, es el experto Arismendi Díaz Santana. Sus trabajos en este complejo campo así lo acreditan, tanto como principal arquitecto del grupo de especialistas que trabajaron en la elaboración del sistema de salud y pensiones de la Seguridad Social, como en los que ha llevado a cabo en el extranjero a solicitud de distintas instituciones y gobiernos.

A Díaz Santana lo hemos tenido en varias ocasiones en Teledebate enfocando y analizando distintos aspectos, fallas y lagunas en la ejecución de la ley en cuyo proceso de modificación que corre en la comisión bicameral que preside el senador José Rafael Vargas, ha aportado valiosas observaciones y sugerencias.

De ahí que sean muy de tomar en cuenta inmediata su clarinada de alerta advirtiendo que durante el pasado año 2018 el monto de las pensiones pagadas a los maestros superó en más de 552 millones los aportes al Plan de Retiro Magisterial. Esto así pese a que dicho plan de retiro es el que cuenta con mayor financiamiento en el país, por un monto total de doce por ciento, ocho aportado por el Estado y cuatro por los propios maestros.

Pero lo peor y más preocupante de todo es que de mantenerse la actual tendencia el problema del déficit que es financiado con fondos provenientes del cuatro por ciento para la educación, se irá agravando cada vez más en la medida en que mayor cantidad de maestros continúen acogiéndose al retiro.

Esa tendencia creará una permanente y creciente presión sobre los fondos de retiro, reduciendo cada vez más el patrimonio del Instituto de Bienestar de los Maestros a través del cual se pagan las pensiones, al punto de que llegará un momento en que colapsará su capacidad financiera para honrar las mismas con serias consecuencias fiscales.

Ya de antes, estando bajo la presidencia del laureado escritor José Mármol, la entidad privada EDUCA, que tan valiosos aportes ha hecho en el campo de la enseñanza, había elaborado un estudio sobre el tema con los mismos resultados deficitarios del sistema de pensiones de los maestros sobre el que ahora alerta Díaz Santana, en base al cuantioso resultado deficitario que registró el pasado año.

Al igual que este, dicho estudio advertía sobre el inevitable colapso financiero del mismo que a la vuelta de muy contados años, drenaría en forma creciente los fondos proveniente de la aplicación del cuatro por ciento para la educación en obvio perjuicio del sistema docente.

Lamentablemente como es de frecuente ocurrencia en nuestro país, donde la prevención no figura en nuestra agenda de cualidades positivas, el tema pasó de largo prontamente desplazado por otros de mucha menor importancia que sin embargo focalizaron una mayor cuota de atención mucho más inclinada al morbo y a situaciones que generen escándalo.

Ahora el estudio presentado por EDUCA ya deja de ser preocupación de futuro para traducirse en la realidad palpable de ese cuantioso déficit del sistema de pensiones de los maestros que sirve de punto de apoyo a la alerta lanzada por Arismendi Díaz Santana.

De esperar que en esta ocasión le prestemos la debida y urgente atención que requiere, antes de que la bola se convierta en la clásica montaña de nieve.

...