EL TIRO RAPIDO

Da una demostración de responsabilidad el Ministerio de Industria, Comercio y Mipymes al responder públicamente a la denuncia de la Asociación Nacional de Detallistas de Gasolina (ANADEGAS) sobre la existencia de una mafia dedicada al contrabando de combustibles para su venta ilegal en el mercado nacional, en la cual determinadas autoridades estarían involucradas ya tolerando esa actividad delictiva o participando directamente en la misma.

En el comunicado que publica la prensa matutina, la dependencia estatal responde a la citada denuncia en apoyo de la cual ANADEGAS anunció la realización de paros escalonados de sus miembros a nivel nacional, reclamando sustanciar la misma con el aporte los nombres de los funcionarios, personas y sectores que estarían supuestamente involucrados en el alegado contrabando de combustibles.

En contraposición a la denuncia de ANADEGAS, el comunicado cita las distintas medidas implementadas a través del Ministerio de Industria, Comercio y Mipymes orientadas a transparentar el mecanismo de distribución y comercialización de los combustibles, así como las acciones tomadas por las autoridades que ha conducido a la identificación, clausura y sometimientos de centros de venta de los importados de manera ilegal.

En el mismo orden y en aval de la efectividad de las disposiciones adoptadas y acciones emprendidas, menciona el aumento sostenido registrado en los últimos tres años de la importación legal de combustibles, si bien advierte que el combate contra el contrabando constituye una tarea permanente.

Pero en el comunicado el Ministerio pasa a la contraofensiva, y a su vez imputa a ANADEGAS apelar de manera recurrente a denuncias que califica sin fundamento como mecanismo de presión para arropar sus pretensiones de obtener mayores márgenes de beneficios de los establecidos a favor de los detallistas en la comercialización de los combustibles. Esto lógicamente afectaría el costo de los mismos en perjuicio de los usuarios.

Por otra parte, el comunicado rechaza y desmiente la afirmación de que los directivos de ANADEGAS no son recibido por las autoridades del Ministerio, afirmando que por el contrario han encontrado siempre acceso a las mismas y han sido incontables las reuniones sostenidas.

La pelota, como se dice vulgarmente, pasa ahora a la cancha de la entidad que agrupa a los detallistas de combustibles, la cual queda emplazada para aportar detalles precisos y concretos del denunciado contrabando y venta ilegal de combustibles.

Lo cierto es que toda denuncia de actividades ilegales, en particular si involucra a autoridades públicas, en tanto no vaya acompañada de los nombres de los supuestos o reales involucrados y las pruebas que los sustenten, solo sirven para crear un espacio momentáneo de acogida mediática.

Es una práctica frecuente en nuestro medio que lamentablemente no conduce a nada positivo y termina diluyéndose en el tiempo y el espacio, prontamente desplazada de la actualidad por nuevos acontecimientos noticiosos.

Si ANADEGAS en verdad dispone de los datos que se le reclaman y que avalen su denuncia, tiene que asumir el compromiso de darlos a conocer del mismo modo que ha hecho pública la misma. De lo contrario, la denuncia en cuestión caerá por su peso y dejará la impresión de que tal como señala el comunicado ministerial tenía como real propósito lograr un mayor margen de beneficio para sus miembros en la comercialización de los combustibles, y por consiguiente en perjuicio de los consumidores.