Incierto para las derechas oficialistas y opositoras. Tenso y pendiente de definiciones al calor de sus feroces pugnas.

¿Podrá re-postularse Danilo? Si lo logra, ¿se saldrá o se quedará Leonel en el PLD? Si no es Danilo y Leonel se queda en el partido, ¿será éste su candidato? ¿O Danilo, con su mayoría interna, lo obligará a replegarse y pactar? Si no puede ninguno de los dos, ¿será la vice Margarita la cabeza de esa fórmula? ¿Tiene otro precandidato la capacidad competitiva para lidiar con el PRM y asociados?

Vamos por parte. La re-postulación de Danilo, que no es igual a su reelección ni a su imposición sin trauma en el 2020, al parecer solo la podría impedir un veto previo de cúpula empresarial, jerarquía católica y poder imperialista estadounidense, puesto que parece contar con los votos necesarios en el Congreso.

Algunas señales pro-veto aparecen en el firmamento electoral, por los riegos que tal paso implica para la gobernabilidad del sistema de dominación: el pronunciamiento anti-reeleccionista-anti-danilista de la jerarquía católica (un tanto replegado por dádivas gubernamentales y compromisos concertados inmediatamente después en un "conversao" palaciego), la declaración del CONEP precisando que los pronunciamientos pro-reelección de ciertos empresarios no representaban a todos, y el hecho de que Campos de Moya habló a favor de la reelección en paralelo a la designación de Lisandro Macarrulla como Jefe del Gabinete de Luis Abinader.

Eso es en cuanto a Danilo, en tanto lo de Leonel podría sintetizarse así: en el PLD es casi imposible que gane la candidatura enfrentado al Jefe de Estado, si se va tampoco gana y podría contribuir a que Danilo-PLD pierda (con todo y fraude) frente a una oposición también conservadora. Le ofrecería así un chance al PRM y comparsa, quienes probablemente se derechicen e infecten más en una segunda vuelta, pactando con Leonel. Y es esa realidad la que ahora le abre cancha a Margarita, mejor situada que otros candidatos morados.

El chance del PRM podría esfumarse tanto con la permanencia de Leonel en el PLD y su capacidad de fraude, contando además el disturbio que podría causarle Hipólito a Abinader-l PRM, dadas sus conexiones gubernamentales.

Así las cosas, PLD y esa oposición garantizan la continuidad del sistema de corrupción e impunidad, por lo que la incertidumbre se da en el pantano de las derechas, no en un pueblo que se decida a desmontar el sistema y desmantelar las mafias de todos los colores.