TRES REELECCIONES

Por Narciso Isa Conde

Las fuerzas sociales y políticas que han dominado esta sociedad a partir de la invasión militar yanqui de 1965 cuentan con tres modalidades de continuismo, las cuales garantizan la permanencia de la institucionalidad sustentada en la constitución neoliberal, dictatorial-presidencialista y re-colonizadora del 2010.

Esto de cara la próxima coyuntura electoral (febrero y mayo del 2020) controlada y manipulada por ellas, y exhibiendo la actual dictadura constitucional mecanismos propicios para instrumentar fraudes y estafas a favor del partido de gobierno.

Respecto a los próximos comicios es pertinente destacar, que un reciente informe del PNUD sobre el sistema electoral y los derechos políticos, se denuncia que nuestro país ocupa el lugar número 20 de los 24 países de América Latina y el Caribe investigados por ese organismo de las Naciones Unidas.

Vale también enfatizar que entre las tres modalidades de continuismo dos corresponden al Partido de la Liberación Dominicana-PLD: la reelección por segunda vez del presidente Danilo Medina, o su concurrencia con otra candidatura presidencial.

La tercera, con serias desventajas a vencer, la representa el principal partido de la oposición de derecha (PRM), profundamente conservador, neoliberal, subordinado a la estrategia imperial de EEUU y comprometido con la degradación moral del ejercicio político.

Una equivale a la reelección presidencial, otra a la reelección del partido-Estado-corporación y la otra a una alternancia dentro de la misma institucionalidad y el mismo modelo, o sea a una reelección del sistema y del modelo.

Cualquiera de estas tres reelecciones reeligen a su vez la institucionalidad vigente desde hace décadas, el dominio del sistema de los partidos que la administra, las asociadas cúpulas militares, policiales empresariales corrompidas..., con toda su subordinación a un sistema capitalista-imperialista altamente gansterizado y depredador.

Es claro que por esas rutas -todas dentro de esta institucionalidad putrefacta-no es posible superar el sistema de corrupción e impunidad, abuso de poder y sobreexplotación imperante.

El pronunciamiento de la alta jerarquía contra la reelección presidencial, no más allá, es una primera señal del interés de un sector dominante de distender las tensiones internas y desactivar posibles factores de desestabilización de su sistema, procurando bloquear esa opción antes del 20 y abriéndole cancha a las otras dos; mientras el gran empresariado luce dividido al respeto.

Pendiente esa definición, pendiente la decisión pragmática de EEUU, lo más importante es que avance en el campo popularrevolucionario una propuesta y un accionar al margen de las instituciones y contra ellas, que no sea posible entrampar ni en esa ni en las otras dos reelecciones.