Entrevista del periódico Trinchera Unitaria a Narciso Isa Conde

T.U.- Narso, háblanos de cómo se insertó el PCD en la insurrección del 65?

NIC.-El levantamiento fue concebido originalmente como contra-golpe militar para derrocar el gobierno golpista del Triunvirato y restablecer el Gobierno de Bosch y la Constitución de 1963.

El Partido Socialista Popular-PSP, que durante la insurrección adoptó el nombre de Partido Comunista Dominicano-PCD, lanzó en 1964 un Manifiesto en el que exhortó "... a todo el pueblo a librar la lucha por el retorno del Presidente Juan Bosch al frente del gobierno legítimo de la República sobre la base de las conquistas democráticas consagradas en la Constitución de 1963.

Las masas en las calles cambiaron las características originales del contragolpe que fue transformado en una insurrección popular cívico-militar, convirtiéndose en realidad nuestra consigna inicial: ¡ARMAS PARA EL PUEBLO!-PSP, difundida también por el IJ4.

Frente a la contraofensiva militar reaccionaria, las izquierdas, junto a unidades militares rebeldes y sectores combativos del PRD, continuamos los combates, tomando cuarteles pequeños y medianos.

T.U.-¿Puedes señalar algunos de sus aportes en momentos significativos de ese trascendente episodio de nuestra historia reciente?

NIC.- Claro que sí. Dirigentes y líderes juveniles del partido participamos en los Comandos, en mecanismos de comunicación, Frente Cultural, Taller de Armería, frentes de masas y órganos tan importantes como el Comando Político Central de la Revolución.

Participamos en diversas expresiones de la rebeldía popular, incluyendo la ofensiva de masas alrededor del Palacio Nacional y la propaganda por Radio Televisión Dominicana, antes y durante los bombardeos que finalmente la inutilizaron en el instante en que el presidente Molina Ureña claudicaba.

A raíz de ese confuso momento tuvo lugar un encuentro fortuito cuando avanzábamos hacia la decisiva Batalla del Puente Duarte: el coronel Francis Caamaño, acompañado de su primo, Claudio Caamaño, venía del referido lugar y nos detuvimos a conversar en la calle Félix María Ruiz. De nuestra parte participamos Asdrúbal Domínguez, José Israel Cuello, Carlos Dore y yo.

Caamaño nos habló de las vacilaciones del PRD y su decisión de marchar junto a todos los que se mantenían firmes, "aun fueran comunistas".

Entonces, le sugerimos lanzar un Manifiesto del Comando Constitucionalista en el que se reafirmara la lucha por el retorno de Bosch y la Constitución de 1963, se condenara el genocidio desatado por las tropas de Wessin, se precisara que "con aviones (los cuales ametrallaban la ciudad) no se tomaban ciudades" y se indicara que la infantería enemiga que intentaba entrar a la ciudad por el Puente Duarte sería derrotada por el pueblo en armas y los militares constitucionalistas. Y lo aprobó de inmediato.

T.U.- ¿Y qué nos puede decir del momento previo y la situación creada a raíz de la invasión yanqui?

NIC.-Es justo decir que el partido, por sugerencia del poeta Pedro Mir, denunció anticipadamente la inminencia de esa intervención en un volante que editamos en una imprenta clandestina ubicada en la ave. Duarte.

Tanto la toma de la Fortaleza Ozama como la victoria en el Puente Duarte precipitaron esa determinación imperialista. Vale recordar que en la toma de la fortaleza jugaron un papel destacadísimo militares constitucionalistas, el 1J4 y el Comando del PSP-PCD de la calle Espaillat integrado, entre otros, por los hermanos Alfredo y Pedro Conde Sturla, Antonio Isa Conde, José Manuel Meléndez (Melendito), Manolo González (El Gallego)} y Getulio de León.

Consumada la victoria en el Puente Duarte, el imperialismo envió sus marines a sustituir el aparato militar que implantó en 1916-24, y que Trujillo desarrolló y perfeccionó, iniciándose la Guerra Patria contra el invasor, en la que participamos desde comandos como San Lázaro, San Carlos, B3, POASI, Cucaracha 20, Avanzada A y otros