Al Pierre/Luis Carvajal

Cuarenta y cuatro años después de su vil asesinato valen todos los homenajes a su eterna rebeldía. Más cuando los tiempos presentes son para los seres humanos de su estirpe. Tiempos para ser como él, sin copia ni calco, pero si valientes, innovadores/as, subversivos/as...

¡Cuánta falta nos hace sus Microscopios a los compas de esta suma de crisis superpuestas y rebeldías sin meta política precisa!

Crisis ambiental, bajo amenaza de depredación sin límites y del azote del triangulo minero de la muerte: Falcondo, Barrick y Everton en el centro de la isla, Gold Quest y otras en el Sur, y Uni-gold y comparsa en el Noroeste.

Crisis agobiante del sistema de corrupción e impunidad que lo toca todo y lo pudre todo.

Crisis de salud y seguridad social asaltadas por ARS y AFP privadas asociadas a políticos y capitales delincuentes. Caos en el transporte. Mafias eléctrica-energéticas. Prostitución de múltiples conquistas, incluida el 4% para la educación. Déficit brutal de viviendas y ausencia de seguridad ciudadana. Poder gansterizado. País neoliberalmente re-colonizado.

Tiempos para Orlando, para ser como él, no solo para llevarle flores. Cuánta falta nos hace sus desafiantes Microscopios en estos tiempos de ferocidad y voracidad imperialista contra Nuestra América y el mundo. De amenaza de golpe e invasión a Venezuela bolivariana. De crueles guerras de reconquista, racismo desbocado, feminicidios a granel y desigualdades espantosas.

Tiempos también de nuevas indignaciones y rebeldías, resistencias y ofensivas populares necesitadas de nuevos sueños realizables, movimientos y propuestas transformadoras.

Tiempos de Orlando, aunque no idénticos a los suyos. Nuevos tiempos. Suma de los antes y los de ahora, los pasados, recientes, presentes y porvenir. Tiempos para renovar ideas y métodos, teoría y práctica. Tiempos para hacer lo que él hizo cuando le tocó vivir y luchar: recrear pensamiento y acción.

Nuevos tiempos en un mundo cambiante y convulsionado. Tiempos para nuevos Orlando y nuevos Microscopio, en un país donde existe una dictadura mafiosa disfrazada de democracia: sin democracia institucional, sin democracia electoral, con una mordaza mediática que acosa y margina valores como Zapete, Nieves, Edith, Altagracia, Rosa Encarnación... Donde la perversidad dominante se ensaña contra Miriam Germán y su inmensa dignidad.

Que nos plantea el desafío de construir democracia de calle, poder destituyente y constituyente, redes sociales propias, medios alternativos...Que nos exige no permitir ni el declive ni el mal uso de la nueva esperanza verde que brota del alma nacional. Que nos conmina, no solo a seguir marchando verde, sino también a desobedecer, desafiar e insubordinarnos. (EL NACIONAL, domingo 17/03/2019)

2 archivos adjuntos