EL TIRO RAPIDO

Desde mucho antes se ha venido repitiendo como un cliché que la agricultura nacional provee el 85 por ciento de los alimentos que consume la población. Es una cifra que hasta ahora se había acogido sin mayores cuestionamientos, que en más de una ocasión, en este mismo espacio, hemos dado por buena y válida, y que incluyó el Presidente Danilo Medina en su discurso de rendición de cuentas ante la Asamblea Nacional el pasado 27 de febrero, al resaltarla como resultado del apoyo brindado por su gobierno al sector agropecuario.

Ahora, sin embargo, como consecuencia de un estudio llevado a cabo por el economista e investigador Pedro Juan del Rosario bajo el título de "Reflexiones sobre el impacto de las visitas sorpresa", esa cifra resulta fuertemente refutada y reducida hasta un 60.6 por ciento, o sea una diferencia bastante significativa.

Según del Rosario, durante el año 2017 a que corresponde el estudio, el gasto de alimentación de los hogares dominicanos, incluyendo tanto los agropecuarios como los procesados, ascendió a 281 mil 878 millones de pesos, de los cuales 110 mil millones fueron importados. De esta cantidad, 57 mil correspondieron a alimentos agropecuarios, de acuerdo los datos registrados en la Dirección General de Aduanas.

La conclusión a que arriba el estudio, por operación de resta aritmética, es que el aporte de la agropecuaria dominicana a la dieta alimentaria ascendió a 90 mil 968 millones de pesos, o sea, un 61.5 por ciento del total. En cuanto a los alimentos elaborados, el aporte de la industria nacional fue del 59.8 por ciento.

Obviamente, suponiendo que no lo haya tomado en consideración ya que no lo menciona la información divulgada en los medios de prensa, habría que tomar en cuenta el hecho de que la agropecuaria está supliendo más de 23 mil millones de pesos en alimentos al sector turístico. Y en el mismo orden, el monto de la materia prima que suple a la industria agroalimentaria y el de las exportaciones de bananos, vegetales chinos, huevos y otros rubros salidos de nuestros campos para cuantificar el valor total de la producción agropecuaria nacional.

Dado que se ha establecido la meta de garantizar la Soberanía y la Seguridad Alimentaria del país, a la que el propio presidente Medina se ha referido en más de una ocasión, y que es una de las medidas fundamentales recomendadas por la FAO para enfrentar los efectos negativos del cambio climático, es de sumo interés despejar dudas sobre el real aporte de la producción agropecuaria a la dieta alimentaria de la población nacional.

Como al frente de dicha cartera ministerial se encuentra Osmar Benítez, quien por su prolongado y previo ejercicio como presidente ejecutivo de la JAD y su propia experiencia de productor eficiente, conoce como pocos la realidad del sector agropecuario nacional, es de dar por seguro que dispondrá de los datos más actualizados y fiables para establecer con la mayor exactitud a cuanto asciende dicho aporte y que trecho nos quedaría por recorrer para alcanzar el propuesto objetivo de la autosuficiencia alimentaria.