Por Manuel Hernández Villeta

El funcionamiento de los hospitales públicos siempre es un tema delicado. En ocasiones se gastan cientos de millones de pesos en remodelaciones, y luego el deterioro retorna en forma progresiva. Da la impresión de que ni a médicos ni autoridades les importa la suerte de los sanitarios del Estado.

Sin dudas que el gobierno ha sido mal administrador de los hospitales. Ha fallado en la parte administrativa, si se observa que muchos son locales indignos de recibir a personas en busca de salud, mientras que el personal médico labora sin control.

La creación de patronatos para entregarle los hospitales no ha solucionado el problema. Por el contrario, los patronatos han trabajado para lograr la privatización de los hospitales, donde a los pobres se les hace difícil recibir la asistencia médica.

Lo que se tiene que lograr para el buen funcionamiento de los hospitales es que se dé una mezcla de administración y control del Estado, y el buen funcionamiento de los patronatos. Seriedad y conciencia humana y social, es lo que hace falta en el sistema sanitario dominicano

Toda la asistencia que se ofrece en los hospitales debe ser gratuita. El que no puede pagar, no se le puede cobrar nada. El que tenga seguro médico, a ese se le debe cobrar la asistencia, vía el carnet. La llamada cuota de recuperación fue abolida, pero parece que se mantiene en algunos hospitales públicos.

Nuestra sugerencia es que se formen organismos de dirección entre el sector oficial y un patronato dirigido por grupos religiosos. Se debe involucrar a las iglesias católica y evangélica para realizar esa labor. Nadie ha sido mejor administrador de hospitales que las monjitas.

Además, al gremio profesional, el Colegio Médico Dominicana se le debe recordar que tienen una labor y una obligación con la población de menores recursos que va a los hospitales. Que busquen demandas de reajuste salarial y reivindicaciones sin suspender la asistencia facultativa. Hay que mejorar la atención de los hospitales. ¡Ay!, se me acabo la tinta.