Manuel Díaz Aponte

Allí se reúnen por segunda vez dos líderes que antes se lanzaban palabras insultantes, gestos agresivos y explosivos verbales. Ahora, se saludan, conversan y sonríen frente a las cámaras fotográficas y de televisión.

Su primera reunión en un complejo turístico de Singapur el 12 de junio del 2018, fue todo un evento mediático aunque sin ningún resultado especifico.

Llegaron a rubricar un documento conjunto de cuatro puntos que estableció los siguientes pasos:

1. Los Estados Unidos y Corea del Norte acuerdan establecer una nueva relación EE.UU.-Corea del Norte de acuerdo al deseo de los pueblos de ambos países por la paz y la prosperidad.

2. Estados Unidos y Corea del Norte, unirán sus esfuerzos para construir un perdurable y estable régimen de paz en la Península Coreana.

3. Reafirmando la declaración de Panmunjon del 27 de abril de 2018, Corea del Norte se compromete a trabajar hacia adelante en una completa desnuclearización de la Península Coreana.

4. Estados Unidos y Corea del Norte se comprometen a recuperar los restos de desaparecidos en la guerra (de Corea), incluyendo la inmediata repatriación de todos los ya identificados.

Habrá que esperar lo que ocurrirá en Vietnam en esta nueva platica de Trump y Jong-un.

Sin embargo, ambos líderes ven con optimismo este segundo encuentro estableciendo que permitirá arribar a conclusiones positivas.

Trump dijo que "creo que será muy exitosa" esta reunión con su par norcoreano.

Kim Jong-un en cambio, mostró confianza en que habrá "resultado" y para ello "haré cuanto esté en mi mano para conseguirlo".

El mandatario estadounidense busca que Corea del Norte se deshaga de su poderío nuclear para transitar por una economía más robusta porque "tiene un potencial tremendo, increíble, ilimitado para desarrollarse".

Otro Escenario

¿Quién lo diría? Hacia 1965, los valientes combatientes vietnamitas se internaban en las polvorosas montañas y en estrechos túneles de su país para enfrentar a las tropas estadounidenses las que finalmente, lograron vencer heroicamente.

Ello estuvo precedido de la cruenta guerra librada en Vietnam entre (1955-1975), producto de la guerra fría en la que Estados Unidos y la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), luchaban escarnecidamente por el predominio estratégico a nivel político y militar mundial.

Y que alcanzó un punto crítico tras la participación directa de la armada estadounidense con bombardeos aéreos sobre la región norte de Vietnam en febrero del 1965.

Fue un acontecimiento histórico a partir del cual miles de publicaciones en distintos idiomas, artículos periodísticos, libros y decenas de películas alrededor del mundo han abordado el tema buscando una respuesta sobre ¿Cómo y Por qué Estados Unidos perdió la guerra frente a las tropas Vietnamitas?

Ahora, es un escenario distinto, porque allí conversan por segunda vez el presidente de Estados Unidos, Donald Trump y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un en busca de rubricar un definitivo acuerdo de paz entre esas naciones.

Ambos mandatarios dialogaron en Singapur por más de dos horas y aunque se firmó un documento, el mismo no ha finalizado con las diferencias prevalecientes. Hubo "avances" en las direcciones protocolares y reducciones de tensiones mundiales.

Trump busca impresionar a su colega Jong-un haciéndole ver la importancia de que Corea del Norte se inscriba en la ruta seguida por la República de Vietnam que aún manteniendo sus principios socialistas ha podido abrazar una economía social de mercado, algo parecido a la República Popular de China, actualmente la segunda economía mundial.

Estados Unidos y Vietnam mantienen excelentes relaciones económicas, políticas y diplomáticas con un flujo comercial bilateral de notoria importancia.

Cumbre Simbólica

La elección de la ciudad de Hanói, capital de Vietnam, como sede del nuevo encuentro entre Trump y Kim tiene variadas lecturas, pero hay una muy poderosa. ¿Querrá Estados Unidos convertir a Corea del Norte en una economía mercantilista y abierta al mundo exterior?

¿Se busca sacar del aislamiento a Pyongyang para que siga los pasos de Vietnam que hoy tiene una economía social de mercado muy fortalecida?

Anualmente los vietnamitas reciben a millones de turistas provenientes de Europa y Estados Unidos interesados en conocer la cultura y sus principales atractivos.

Es probable que el gobierno de Donald Trump haya entendido que es mejor opción lidiar con los norcoreanos haciéndolos participes de iniciativas que promuevan y modernicen sus aparatos productivos, y buscar paulatinamente la deseada desnuclearización de su poderosa base nuclear.

Al respecto, la presidenta del Senado de Rusia, Valentina Matvienko, dice que la desnuclearización de Corea del Norte debe acompañarse del levantamiento de las sanciones impuestas por Occidente.

"Las bases militares de EEUU en Corea del Sur y la falta de claridad sobre cómo va a evolucionar la situación impiden el proceso de la desnuclearización", advirtió.

En realidad, es poco probable que los norcoreanos acepten desmontar sus estructuras balísticas de largo alcance sin tener seguridad concreta sobre su futuro inmediato.

El presidente de la República Popular de China, Xi Jinping, ha defendido siempre ante la comunidad internacional que se permita salir del aislamiento a Corea del Norte, levantándole simultáneamente las sanciones generadas del bloqueo comercial a que ha sido sometida por Estados Unidos.

Artículo de Manuel Díaz Aponte