FRANKLIN ALMEYDA RANCIER

Ahora vienen con alguien que por haber sido Canciller y Ministro de Educación, lo suponen conocido. Su suerte no será diferente a la de los otros cinco que no han podido despegar.

Este otro aspirante parece ser la forma de descartar a los otros cinco y no porque tenga más aceptación, sino porque es como decirle a aquellos que Danilo favoreció al aspirante que se proclama y hacerle ver que él no podrá apoyar a ninguno de los otros cinco.

Pero a la vuelta de un tiempito el nuevo aspirante tampoco marcará; ante eso Danilo volverá a insistir en reformar la Constitución, bajo el argumento de que ninguno marca.

Claro, ninguno de su redil, porque el caso de Leonel es otra cosa. Leonel ha sido el que marca de manera creciente e indetenible. Si no fuera así Danilo pudiera tener el camino casi despejado. Más que un valladar, Leonel ha sido un freno para que se reforme de nuevo, caprichosamente, la Constitución para que el mandatario se reelija.

Leonel ha hecho, sobre todo, hacer respetar la Constitución y ésto le ha ganado el liderato de amplios sectores sociales, religiosos, económicos y organizados de la sociedad que consideran necesario hacer valer los límites del poder normados en la Carta Magna.

Como distracción, además, parece ser otra razón por lo que sale de aspirante el amigo del Presidente. Su salida se hace acompañar con señales que apuntan a un desinterés del entorno reeleccionistas a que se celebren primarias abiertas. Dicen no hay presupuesto para primarias abiertas, después de haber asegurado que el gobierno se ocuparía de cubrir los costos.

Al mismo tiempo la Secretaría de Organización, a cargo de una importante dirigente reeleccionista ha salido a reunir y reestructurar Comités Intermedios y hacer, lo que parece su propósito, rehabilitar una estructura partidaria que ha sido abandonada y un padrón partidario que ha sido reiteradamente descalificado, cuando querían primarias abiertas.

Lucen buscar el control de la estructura partidaria, para imponer ahora las primarias cerradas. Ni mojiganga que sea el PLD puede eso ocurrir. Danilo propició primarias abiertas, sin detenerse en las consecuencias, simplemente para legitimarse, creyendo que iba a poder repostularse. Es evidente que Danilo está inhabilitado por la Constitución y la firmeza de Leonel ha hecho primar la Carta Magna por tratarse de una posición de respeto al país y al Estado y sus instituciones.

La Ley de Partidos se aprobó después de un proceso tortuoso creado por el entorno reeleccionista. El CP y el CC del PLD aprobaron las primarias abiertas; cambiar de rumbo es totalmente improcedente. Si creen poder imponerle esa variación al PLD es un error más grave que haberle impuesto la decisión que ahora apuntan querer variar.

Ese aspirante no le gana a Leonel ni con primarias abiertas ni cerradas. Que ese amigo del Presidente sea aspirante, es bueno para un ejercicio democrático porque lo que se ve venir es que Leonel no tiene competidor; pero es saludable que alguien ose confrontarlo, aún con el Presidente acotándolo.

Los cinco que han sido abandonados a sus suertes, deben reaccionar y abrir sus puertas para que entre la luz y el aire fresco. Muchos miraremos con simpatía que hagan algunas reflexiones de identificación con la unificación partidaria. La unidad tiene un nombre, hablémoslo.

El autor es miembro del CP del PLD, ex Ministro de Interior y ex Rector de la UASD.