EL TIRO RAPIDO

El tema del financiamiento de las Primarias ha relegado, al menos de momento, todas las especulaciones en torno a la posible reelección del presidente Danilo Medina, la crisis interna en el PLD y otros aspectos relacionados con las leyes de partidos y electoral, que como era de esperar por la forma atropellada en que fueron aprobadas al cabo de años de acumular polvo en los archivos congresuales, están dejando al desnudo fallas, lagunas y contradicciones.

El firme rechazo del gobierno a cargar con el costo de Primarias, expuesto de manera tajante por el Ministro de Hacienda Donald Guerrero y sustentado en el cumplimiento de la ley que dispone que el mismo sea asumido por los partidos políticos descontándolos de los fondos que reciben vía el presupuesto, ha creado un serio vacío cargado de interrogantes sobre las variables posibles para salir del impasse.

Por otra parte, el hecho de que el delegado del PLD ante la Junta Central Electoral, "Monchy" Fadul, quien comparte esas exigentes tareas políticas con sus responsabilidades al frente del Ministerio de Interior y Policía, anunciara que el PLD asumirá el costo de su evento interno al tiempo de exhortar a los demás partidos a imitar el gesto, ha colocado a los demás entre la espada y la pared, obligándolos a hurgar en posibles opciones alternativas.

Por lo pronto, ya el PRM ha planteado que a su juicio, la Junta ha sobredimensionado el costo de las Primarias. Al efecto, anuncia que sus técnicos han reajustado el mismo a niveles más realistas y financiables. Es una propuesta interesante que debiera ser conocida y discutida con los especialista del organismo electoral que elaboraron el proyecto presupuestario presentado por la Junta.

No obstante que el anuncio hecho por Fadul de que el PLD está en disposición de asumir con fondos propios el costo de las Primarias, su presidente Leonel Fernández se ha abstenido de hacerle coro y evadido tomar posición al respecto, y por el contrario aboga porque haya un diálogo para buscarle salida a la situación.

Por su parte, el destacado comentarista Ramón Núñez, miembro de la Junta Monetaria, y figura estrechamente vinculada al gobierno, en la columna semanal que publica en el matutino Hoy, no se reserva críticas a los congresistas a los que censura haber aprobado el artículo que obliga a los partidos políticos a asumir el costo de las primarias con los fondos que reciben del presupuesto nacional para sufragar sus actividades proselitistas pese a que conocían de antemano que los mismos resultarían insuficientes para afrontar dicho costo.

En el plano de aportar posibles soluciones, no debe obviarse someter a consideración la sugerencia de José Monegro, director de El Día, de que el Estado otorgue los fondos necesarios para cubrir las primarias simultáneas pero a título de "préstamo", cuyo pago sería amortizado posteriormente deduciéndolo por partidas parciales de los fondos del presupuesto que los partidos deberán recibir en los años posteriores. Sería un préstamo sin intereses pero con garantía de cobro, ya que el Estado retendría las cuotas de pago correspondientes de los recursos destinados a cada partido.

Lo cierto es que aparte de estar establecida en la ley la obligación de los partidos políticos de asumir el costo de sus primarias, vale recordar que con antelación el propio presidente de la Junta, Julio César Castaños, les advirtió que sería muy elevado el montaje simultáneo de las mismas, a cuya advertencia por lo visto, involucrados en sus pugnas internas, hicieron oídos sordos.

De esperar que se encuentre la fórmula más idónea en el más breve plazo, de tal modo que no se retrase el cronograma de trabajo de las elecciones más nutridas, complejas y costosas que registra la historia política del país.