EL TIRO RAPIDO

Tal como expresaron sus principales ejecutivos al comparecer como invitados en el Almuerzo Semanal que cada jueves ofrece el Grupo de Comunicaciones Corripio y que luego reseñan los diferentes medios que lo componen, la empresa de capital mixto EGE-HAINA representa el más exitoso ejemplo de alianza público-privada en el sector eléctrico donde el capital es compartido entre el Estado y varios reconocidos empresarios privados, donde destaca como principal accionista el importante grupo INICIA.

Una iniciativa emprendida hace veinte años ha culminado en la más importante empresa de electricidad del país, y la que hace el mayor aporte de energía al sistema nacional al que suministra mil megavatios a través de las diez centrales de generación que opera. De estas siete son propias y las restantes propiedad de terceros. De los mil cien ochenta megavatios instalados en el país en la presente década, el cincuenta y cinco por ciento ha sido aportado y es operado por la empresa.

En el curso de los veinte años que datan de su creación, EGE-HAINA ha invertido una suma superior a novecientos millones de dólares en plantas de generación al tiempo de manejar más de mil millones de recursos en activos, inversión y contribución al Estado, lo que permite aquilatar el volumen de sus operaciones, solidez y solvencia.

A tenor con las corrientes prevalecientes a favor del desarrollo de energía limpia aprovechando los recursos naturales, la empresa ha puesto especial énfasis en la construcción de plantas eólicas. Los parques de Los Cocos y Larimar que en conjunto generan 175 megavatios, convierten a EGE-HAINA en pionera y líder del sector eléctrico nacional en la producción de electricidad aprovechando la fuerza de los vientos, no solo en el país sino en toda el área del Caribe. Ambos parques representan un ahorro anual de importación de 900 mil barriles de petróleo a más de contribuir a la calidad del medio ambiente al evitar la emisión a la atmósfera de 300 mil toneladas de CO2, la fórmula del dióxido de carbono.

Estimada una de las empresas que ofrece mejores condiciones de trabajo, EGE-HAINA cuenta con un plantilla de más de quinientos técnicos y empleados. La elevada proporción de antigüedad que registra evidencia el positivo clima laboral en que desenvuelven sus actividades.

En la agenda de objetivos de EGE-HAINA ocupa también lugar la Responsabilidad Social Corporativa, volcada tanto a la educación como en el aspecto comunitario. En sus programas de asistencia social figuran el apadrinamiento permanente de ocho escuelas en las regiones sur y este del país y la colaboración que presta a otros diez centros educativos en donación de equipos, útiles escolares, servicio de Internet y eventos y reconocimientos a alumnos meritorios.

Adicionalmente más de ocho millones de dólares han ido invertidos en financiar distintos proyectos de utilidad pública en dieciocho comunidades cercanas a las plantas que opera en ls provincias de San Pedro de Macorís, Barahona, Pedernales y San Cristóbal.

¿Hasta qué punto ha resultado beneficioso para el Estado Dominicano la alianza con el sector privado en EGE-HAINA? Los resultados, que no pueden ser más concluyentes, quedan reflejados en el siguiente dato: desde 1999 al 2018, EGE-HAINA ha aportado al Estado, ochocientos seis millones de dólares en concepto de dividendos e impuestos. Esa suma representa el 75 por ciento de las utilidades generadas por la empresa durante ese período.

EGE-HAINA como antes lo fue la Refinería Dominicana de Petróleo, cuando estaba asociada a la empresa Shell que la administraba, es un inspirador ejemplo de que el Estado y el sector privado pueden caminar de la mano asociados en proyectos de interés nacional, cuando son manejados con criterio profesional, eficiencia y transparencia y se mantienen inmunes a la interferencia de la política partidista y el clientelismo que arrastra consigo.